Friday, January 30, 2009

No sólo las Pizzerolas, los Fruti Lupis también vuelven a nuestros cerebros

Todavía conmovidos por el sorpresivo regreso de las Pizzerolas y la muerte del Dorito Nacho usurpador, resulta que el pasado sigue cayéndosenos encima. Ya no volveré a liarme a golpes para defender su honor, no más trifulcas con esos necios que los llaman Froot Loops, no volveré a bañar mis nudillos en sangre por una causa que sentí perdida, por que al fin, han vuelto:



Los Fruti Lupis originales con el Sam el Tucán mexicano que tenía Fruti Lupis en el cerebro.

¡Mueran los Froot Loops y larga vida a los Fruti Lupis!

Wednesday, January 28, 2009

En la UAM hay examen de selección de güeros y morenos y no tan morenos



Yo quiero hacer examen de admisión a la UAM. Corran a hacerlo, qué tal que andan por la vida pensando que son morenos y su vocación es otra. Creo que lo voy a hacer para la carrera de güero. Soy amarillo transparentoso ¿Creen que me quede? Le voy a echar muchas ganas al estudio para llegar a ser tan güero como el Cristo de Iztapalapa o el San Judas de las estampitas, con mis ricitos de oro y mis ojos azules, azules ¿Por qué la gente repite azules cuando quiere dejar bien claro que habla de unos ojos reteazules?

Ora que me acuerdo mejor estudio para moreno. En el kinder todos mis compañeros güeros andaban con los mocos escurridos y las narices rojas, hablaban gangoso y caminaban desfajados enseñando la raya como si no sintieran nada. Hasta parece que los estuviera oliendo, con su aroma a leche cortada, mugre, sudor de niño y agua de colonia Mennen, esa en la que un bebé brotaba de una rosa cual botón. Además esos morenos del anuncio se ven más felices.



Ya, me voy a sacar ficha.

Sunday, January 25, 2009

Cambios y estrenos y adioses

En atención a sus sugerencias, ya hice favor de digitalizar mi viejo template de bulbos que no aceptaba el paso de la modernidad, ni gadgets, ni pegostes, ni cosas parecidas. Me resistía por no cambiar el diseño ahora que se está volviendo vintage, pero ya hice los ajustes necesarios para que la cirugía plástica no sea tan notoria.

Nunca he querido poner links porque me pregunto cuál sería el criterio apropiado ¿Linkear a mis amigos, enemigos, lectores, visitantes, deudores, concubinas, favoritos, parientes, entenados, empleados, lacayos, compañeros de trabajo, de escuela, vecinos, tías abuelas, socios, colegas, acosadores? ¿Quién se lo merece más? Así que mejor le puse una cosa que enlista a los más comentadores y otra cosa para declararse seguidor que los compromete a votar por mí en la próxima elección y acampar sobre Reforma o donde se me ocurra si es necesario.

Esta semana debí postear sobre importantes sucesos, pero la crisis golpeó al desprotegido y desinteresado sector pubicitario a tal grado, que hubo una liquidación no al 50% ni a 13 meses sin intereses, que hizo rodar tantas cabezas, que debí suspender la fiesta en señal de respeto por los caídos y los resbalados. Un saludo y fuerte abrazo a todos ellos.

Y ya que Melissa es la primera de la primera lista, solicítole me pase su dirección a la brevedad para mandar al interventor de la Secretaría de Gobernación a entregarle su premio.

Monday, January 19, 2009

Se lo hubiera regalado a mi papá, era su cumpleaños pero soy un mal hijo

Ustedes me van a disculpar pero me parte el corazón la gente que ofrece y pide cosas en la calle sin que nadie les haga caso. Así que traigo la mochila llena de volantes y panfletos y publicidades, pues intento disminuir su profunda pena haciéndolos bolita y echándolos en mi mochila.

También traigo pulseritas de San Judas que me entregan cholos asesinos arrepentidos de cejas depiladas y lagrimitas tatuadas por cada cristiano en su haber, pilas de la Agencia de Publicidad Samsung, la única agencia que aparte de publicidad fabrica electrónicos y los vende en las calles, y mazapanes suficientes para alimentar a dos tercios de la humanidad.

Entonces el otro día cenábamos en uno de esos restaurancillos cuyas mesas tienen una pata adentro y tres en la calle, y a nosotros se acercó una señora cargando el mismísmo Troncomóvil.



Pero no ese, sino la versión artesanía michoacana.


Orgullo de la globalización.

Observen el detalle. Sus ejes de molinillo, el copete y cabello rojizo de Vilma y la característica sombra vespertina en la barba de Pedro. Cuando la señora vio mi cara de asombro, ofrecióme una ganga, una promoción. Esta joya sería mía por sólo 250 pesitos. 13 Euros. 17 dólares con 99 centavos. Un chelín y tres peniques.

Tamara me lanzó una mirada acusadora pues no soporta mi mecenazgo a la mendicidad metropolitana y espera que esta gente tenga algúna gracia para cooperar a su causa, yo en cambio no pido ni una convincente cara de hambre. Falconi, Emilio y Mario sólo guardaron silencio. Pero la señora debe haberse fijado en lo rico de nuestros vestidos, pues rápidamente redujo el precio inicial a 150 y envuelta en un autoregateo, lo bajó hasta 100 pesos.

Así que antes de que me lo regalara junto a un mendrugo de pan, saqué unos peniques y se los entregué.

Y así me hice de un Troncomóvil.

Wednesday, January 14, 2009

Discriminación

Hoy me dieron una tarjeta que decía:

Lic. Jaime Varón


Y no puedo dejar de pensar qué bonito sería si dijera:

Lic. Jaime Hembra

Pero eso no es posible por la discriminación onomástica que permite que en los apellidos haya Varones pero jamás Hembras. Y fenómenos como la existencia de una Señorita Varón. Hablando de hembras y señoritas varones, el otro día me invitaron a una fiesta en un bar de lesbianas y me emocioné mucho porque pensé que me habían invitado para curarlas de su enfermedad con un toque de mis dulces labios. Pero llegué y el tipo de la puerta no me dejaba pasar y yo no quería usar mis dulces labios para convencerlo. Y veía mi identificación con mucho detenimiento y decía:

-¿Es tuya?

-

Y la miraba con su lamparita y seguía:

-¿A ver, de qué año eres?

Y ya, le dije el ese año que dice mi credencial…

-¿A ver en dónde vives?

Y ya, le dije la dirección donde vive la credencial…

Pero él pensaba que mi identificación era la mejor identificación falsa que había visto en su vida y que un niño no podía entrar a curar tantas lesbianas de su enfermedad. Y cuando contesté a todas sus preguntas capciosas, sólo atino a decir:

Es que se ve muy jóven.

Cada año que pasa se vuelve más ridículo que no me dejen entrar al antro cuando señores que podrían ser mis nietos si sus abuelas no fueran tan feas, pasan sin problema o se atoran en la cadena por otras razones que no son la edad.

Si supieran lo viejecito que soy y que vivo de chupar los cuellos de níveas doncellas y beber su sangre mientras un cuadro en el ático se llena de arrugas y paño y muerte y destrucción y pelos en las orejas y esos signos del envejecimiento que no quita ni la crema Pond's, no me pedirían credencial y me hablarían de usted como a su abuelito.

Tuesday, January 06, 2009

A Chuchita la bolsearon

Ya, feliz año, y Navidad y buenos propósitos y viva México y la Revolución Cubana y el Imperialismo yanqui y soy de lo peor porque no les conté de mis navidades ni mis años nuevos, todo en plural quién sabe por qué pero todo en plural porque fueron muchas todas ellas.

El otro día salí a la calle y como siempre los Reyes Magos mexicanos comprando sus regalos a la mera hora y atiborrando las tiendas y vaciando los cajeros automáticos, y como yo necesitaba de unos cuantos pesos para sobrevivir, ahí me tienen buscando uno por los rincones, pero todos sin efectivo o con unas colas tremendas llenas de Reyes Magos con cara de angustia. Pero entonces muy inteligente yo, encontré un Liverpúl, que es como los mexicanos le llaman al Liverpool y en mi profunda sabiduría intuí que dentro de tan surtida tienda departamental habría un cajero atiborrado de dinero fresco.

Metíme entonces y dicho y hecho, un cajerote me esperaba sonriente. Pero antes del cajero, estaban las grasientas y deliciosas galletas de Mrs. Fields, las mismas que acaban de quebrar en Estados Unidos, pero que en México seguirán siendo un boyante negocio gracias a mí y mientras no se me ocurra hacer una dieta porque podría comer sus galletas de chocolate blanco y macadamia todo el día y están a punto de abrir una sucursal Gonzalo.


¡Gracias señora Fields! Tan dientona ella.

Así que llegué al cajero con mis galletas en la mano igualito que la señora Fields, metí la tarjeta y me la regresó porque era de esos que te hacen el tramite nomás metiéndola un ratito. Entonces ya estaba yo con dos galletas en una mano, una tarjeta en la otra, mi mochila en la espalda, un pantaloncillo apretado y maricón que no me deja meter nada en las bolsas porque parece que me agarró muy duro la celulitis en las chaparreras y la boca y cachetes llenos de ricas boronas. Así que con el dedo embarrado de chocolate blanco y macadamia, hice mi solicitud y escuché como el dinero papaloteaba hacia mí.

Y así por la ventanita salió un fajo gordo y sucio de billetes que acabarían agarrados de algún calzón en un table dance, los pobres. Y cuando me dispuse a tomarlos, debí darme un segundo para desocuparme una mano. Y en eso estaba, cuando vi al dinero desaparecer ante mis ojos dejando tras suyo sólo un silbido. La puerca máquina se lo había tragado. Pedí auxilio y después de que todo el Liverpúl con acento en la "u" se enteró de mi hazaña y se me quedó viendo como un malandrín que vive de fingir robos y acusar al cajero, me dijeron que no podían hacer nada y que llamara a mi banco y que lero lero candilero.

¿Qué tal que tuviera hijos y fuera el dinero para comprarles una muñeca descabezada y un mendrugo de pan?

¿O que pagara renta y fuera para mi renta?

¿O que comiera y fuera para mi comida?

¿O que tal que NeoSkin no hubiera cerrado y dejaran pagar en cómodas mensualidades y yo debiera una y el dinero fuera para no andar con media pierna peluda?



Y con riesgo de parecer un mail cadena, cuídense de los cajeros automáticos porque si no te apuras huyen con tu dinero. Pasen la voz.