Wednesday, April 01, 2009

Caldero Mágico

Todos los días, una vez que el sol se ha puesto y si acaso pasas frente al zoológico de Chapultepec, un aroma en el ambiente embargará tus narices y llegará hasta las profundidades de tu hipotálamo y corteza cerebral. Lo reconocerás de inmediato pero te negarás un poco a aceptarlo, otro poco a respirar, como tratando de evitar que tus pulmones se llenen de ese olorcillo ácido y amoniacal que producen los vapores de orina.

Pero no es la orina dulzona del baño de una escuela, ni el marino hedor del rincón de una cantina. Es un aroma que parece conocido, pero se siente ajeno, es la orina de todas las bestias que habitan el zoológico y se junta en un río caudaloso que sólo Dios y Maria Elena Hoyo saben dónde desembocará.

Fascinante. Es la base de toda la hechicería de antaño, la más poderosa, la que buscaba unir las cosas más disímbolas en un sólo lugar para generar una conjunción imposible y luego entonces, afectar el devenir del tiempo y el espacio.

Si no tenías a la mano una conjunción planetaria, nada mejor que poner en un caldero la tan mentada ala de murcielago, polvo de serpiente, un niño sin bautizar, agua solarizada en el signo lunar, esputos de mujer embarazada, lágrimas de doncella enamorada, sangre y leche de cierva, el ultimo aliento de un moribundo y sí, orines de león.

Y de entre todos estos ingredientes, el único que complicaba las cosas, el que parecía una locura, el que por extraño hacía toda la magia y era imposible de conseguir, era la orina del león. Hoy en cambio, la tenemos abundante y mezclada con la de animales más exóticos que los que nuestra imaginación hubiera concebido en el siglo XIV, pandas, gorilas apenas descubiertos el siglo XIX, osos polares y cada bestia de pezuña y de caparazón. Fluídos de cada rincón de la tierra, unidos en un solo lugar.

Y si a eso le suman los deshechos de niños haciendo berrinche, mujeres embarazadas, emos, cholos, policías asoleados y señoras de Polanco, descubrirán el tremendo potencial para un hechizo que gracias a estas bestias yace en las aguas verdosas de Chapultepec.

17 comments:

*aLicE* said...

Eww Gonzalo!!!

No no no... este post me dio eww jeejejeje... Pero si he pasado por ahi y su huele chistosito... Por eso me rehuso a ir al zoologico con mi marido...

Jijijiji...

Salu2!!

Yalicita said...

Me da un poco de ewww pensar en eso :P pero he ido al zoologico aca en Managua y se bien a lo que te refieres, aun cuando aca no hay tanta variedad de animales.

Saludos y como siempre presente! (en la lista de asistencias)

Sole said...

Paso por ahí 1 vez a la semana mínimo y la vdd es que no he notado el olor, aun no termino de acostumbrarme a los olores del DF, jajaja lo bueno es que paso rapido y ahora menos pienso determe por esos lugares jiji.

la ruta de la sabrosura said...

aaaahh ! cómo jiede !!!

Anonymous said...

No creo que huela peor que el paradero en el metro Chapultepec, a mi hasta se me descongestiona la nariz con esos olores.

Saludos!


Claudia

melissa said...

giak

sanbond said...

Pero es preferible al de los humanos, jajajajajajajajajaja, ellos son criaturas del señor y nosotros del demonio!!! jijijijijijiji


Creo que estoy un poco...

Ashhh, ellos no tienen la culpa!!!

Chefis! said...

y tu, ¿para que las usas?

Eduardo / Joselite said...

¡Buenos dias!

Uy esos aromas. Creo que si pusiera en una tabla de evaluación a los aromas mas fetidos que han cruzado mis narinas, ganan por mucho los de domingo en cruda de Bacardí y Vino Tinto...algo le hace a mi intestino. Lo que confirma el comentario de Sanbond en que prefiero ese olor acidito medio a chile tajín.

un buen post para empezar el día.

Saludos!

obtusa said...

Gonzalo:

eres el unico blogger que nos puede hacer sentir tantas cosas en un solo post, y si no por favor que alguien me diga del otro para correr a leerlo

Anonymous said...

Lo peor es que el aroma del zoológico llega concentrado justo a la esquina de reforma y ferrocarril de cuernavaca. !Compruébenlo!

alejandro said...

Soy de pachuca y cuando voy a chilangia siempre me quejo de los malos olores, pero igual escribes muy muy chido

el ishmail said...

Oye carnal, la foto verde de tu perfil está muy andrógina, no?

El otro día te ví como por 'ai del rumbo de las loumas...

rfr said...

pues sería bueno embotellarla para orinoterapia...

Anonymous said...

ya postea!!

Clauminara said...

¿y has olido el Zócalo?, hasta La Doña lo decía ¡el Zócalo apesta a orines! :S

Infobeansworld said...

Nice post.
https://www.fiverr.com/inetgeeks/do-negative-seo-backlinks