Monday, October 27, 2008

Yo atropellé a Chabelo

Seguro ya saben que atropellaron a Chabelo. Pues por eso ando prófugo. No me aguanté las ganas de vengar tantas afrentas:

-Las salas floreadas de Muebles Troncoso y todos sus muebles rústicos con un toque de modernidad.

-Esa canción de mi maestra me dio un beso a la salida porque hice los palitos parejitos y me puso un garabato colorado que parece que le gusta mi papiiiito, por llenarme la cabeza de ideas y teorías conspiratorias entre mi papá y la maestra.

-La otra canción de sileeeencio que están durmieeendo, planeada estratégicamente para hacer que los niños pierdan el equilibrio y con él sus premios.

-Aquel concurso en que las mamacitas mexicanas no reconocían las pantorrillas negruzcas, jiotudas y desnutridas de sus hijos, causando graves daños a su psique y a su desarrollo ya de por sí comprometido por el raquitismo.

-Tantas fallidas catafixias con un huacal. O un anafre. O un inocente borrico que miraba perdido a la cámara.

-El señor Aguilera.

-Esos Gansitos gigantes para armar que se me antojaban y no se podían comer.

-Esta carta de una madre enfurecida.


-El sustote que me llevé cuando se le ocurrió dejar de hablar con su voz tipluda.

Y claro,

La espantosa equis.


Pido una disculpa al amigo de todos los niños y a sus dos costillas. Apenas consiga un amparo, regreso.

Saturday, October 11, 2008

¿Cómo?

Una vez caminaba con Tamara a las altas horas de la noche y pasamos por una esquina de Insurgentes muy bonita ella, pero muy desprestigiada ella, por estar llena de prostitutas de esas que nunca sienten frío ellas. Y ahí nos dimos cuenta que las prostitutas y las maestras de primaria tienen un par de cosas en común y no me refiero sólo a sus turgentes pechos, porque unos son de plástico y los otros de verdad. Aunque un filósofo diría que el plástico también es de verdad. Pero ese filósofo sabe a qué me refiero y será mejor que cierre la boca si no quiere conocer el dulce sabor de mis puños.

Es sólo que ambas se dedican a la enseñanza, aunque desde diferentes frentes. Y ambas huelen a una mezcla de maquillaje, barniz de uñas, spray para el cabello y fuertes cantidades de algún perfumillo de Avon llamado algo así como Timeless y que ellas piden a su representante Avon, no como Taimles, sino como Timeles, pues de otra forma la representante Avon no les entendería nada, porque si se especializara en la fonética del inglés a otra cosa se dedicaría en lugar de andar vendiendo Timéleses a las prostis y maestras de primaria por igual.

Y la vida que es buscona y da tantas vueltas llevó a vivir ahí mismito a Maria José y Lucy, las mejores aportaciones de la sociedad veracruzana y chintolola respectivamente, que además de vivir en la zona roja, viven en mi corazón y ayer organizaron un convite para agasajar a sus amigos. Apenas llegué a su puerta, vi como un señor se llevaba a uno de los muchachos chichones estos que venden su amor, así que me apresuré a tocar la puerta pero no encontré un sólo timbre y viví la angustia de aquel que siente que a sus espaldas se está llevando a cabo una transacción mercantil de tipo sexual y teme ser salpicado o invitado a la negociación...

Pero mientras me repegaba al portón, apareció desde el fondo del vestíbulo un tipo mugroso, mechudo y desaliñado -como la mayoría de mis conocidos- que se acercó y me abrió la puerta, no sin antes preguntarme a dónde iba. Por seguridad.


Y de la Condesa... ¿Cómo fue que acabé en mi primera noche en Garibaldi?

Monday, October 06, 2008

Fríos y Calores

Aquí en la agencia hay un problemita con el aire acondicionado. La pobre gente friolenta por la desnutrición vive tiritando y castañeando los dientes. Y cuando acude a las autoridades competentes a pedir auxilio, resultan incompetentes pues responden que el nivel del aire no puede bajar y debe ser constante como la velocidad del camión en Máxima Velocidad o de lo contrario, el edificio se estrellará en mil pedazos:



Creo.

Así que para luchar contra el frío, los empleados recurren a su creatividad y cubren con trapos y cartoncillos viejos las entradas del aire para que el chiflón no les pegue directo en el pulmón.

Muy efectivo y sobre todo elegante.



Pero sucede que hoy, el aire se sentía más viciado, menos helado que de costumbre y pequeños pedazos de tibia inmundicia parecían llenar el ambiente. Resulta que con eso de la crisis hipotecaria, nos cortaron el suministro de energía, o como se dice vulgarmente, la luz. Y funcionábamos con la energía que proveen dos changos que dan vueltas girando una ruedecilla día y noche, así que apenas y alcanzaba para mantener los ordenadores funcionando.

Y con eso otro del calentamiento global, hacía un sol abrazador que me tuvo todo el día con la impresión de que tenía un suéter de Chinconcuac envuelto en la cara.


Y hablando de Chinconcuac de Juárez y Ecatepec de Morelos...¿No tenían algo mejor que dar a nuestros próceres que los municipios más lejanos y desposeídos?

Estoy seguro que Chimalhuacán también fue enjaretado a algún prócer patrono, nada más que no sé a cuál.

Friday, October 03, 2008

Gonzalo Vs Lémur Agencia de Publicidad

El otro día mis compañeros de trabajo se enteraron de que no consumo una gota de alcohol, ni una cucharita calentada de drogas y se llevaron una horrible decepción pues achacaban mi comportamiento y lo relajado de mi moral a la constante ingesta de alcohol y drogas de diseño. Y es que la agencia cumplió 60 años y hubo una celebración mundial porque resulta que hay un Ogilvy abajo de cada piedra y en cada pueblo polvoriento que antes de tener agua limpia y conocer la palabra de Dios, tiene un Ogilvy para lo que se ofrezca.

Bellos y apacibles lugares que creí tendrían otras prioridades, como Kosovo, Kazakhstan y las pintorescas ciudades de Brno, Ljulbljana y Ouagadugou, cuyos nombres les reto a repetir tres veces, en este momento, ya háganlo.

Bueno, hasta en Madagascar, donde el director general es un lémur lanudo que obtuvo el trabajo por su aguda visión estratégica.



Y yo me pregunto para qué cosa hacen campañas, qué venden y a quién. A menos que le vendan lémures a los otros lémures, pues todos saben que allá en Madagascar sólo hay lémures.
Bueno, el chiste es que había una transmisión global y algunos países darían un bonito mensaje de felicitación. No sé si escogieron a Madagascar pero a México sí, porque su gente es muy festiva y pintoresca y como en mi caso, parece estar bajo el influjo de las drogas. Y ahí tienen que me convocan.

Espero haber hecho un papel digno de un lémur lanudo, porque detrás mío estaba la bandera, ese almo y sacro pendón de nuestro anhelo que como un rayo de luz se eleva al cielo y me sentía como niño héroe.