Tuesday, September 23, 2008

Érase una vez el post que se me publicó ahí enmedio y ni cuenta me di

Me estoy tomando un jugo que compré del carrito alimentador de burócratas y que sabe a diablos. Es de papaya con jugo de naranja y me lo compré nada más por culpa, como pagando por todos los jugos que le dejé ahí parados a mi pobre y abnegada mamá. Ella siempre me acusó de dejarle los vasos de jugo y de leche paraditos sobre la mesa para luego dejarla malparada ante la sociedad con mi esquelética figura y profundas ojeras que hacían pensar a la gente que me tenía encadenado a una pata de la mesa remojando pan duro de una cubeta.

Para promover el proceso de engordamiento y devolver a mis mejillas el color que nunca habían tenido, comenzó a preparar moliendas a base de toda clase de frutas, con una siempre en común. Papaya.

La papaya tiene una jocosa enzima que degrada la proteína, por eso huele a guácara cuando la sacan del traste que lleva encerrado cuatro horas en su mochila bajo el rayo del sol. Si la comen hará maravillas por su digestión. Si se la embarran, devorará esas células muertas que hacen su cara tan bella como una pizza, y traerá a sus vidas el amor de alguna basura superficial que les amará sólo por la suavidad de su piel.

El chiste es que todo me lo daban mezclado con papaya. Manzana, naranja, plátano, nopal.

Sí, nopal.

Y todo terminaba sabiendo a lo mismo, a guácara. Como el jugo este del carrito que me estoy tomando y que además carece de todo amor maternal engordador.

18 comments:

Elizabeth said...

Y yo con nauseas :S

No conoces algun remedio??

Presente ;)

Master Chief Is A Punk said...

ya decia yo,que ¿Por que no aparece mi coment?, ¿será acaso que gonzalo se volvio censurador?, pero ya vi que sigue allá abajo.




Presente ¿de nuevo?

melissa said...

tomate un jugo que te ayude a aliviar tu distraccion

presente, en todos tus posts, pero sin tiempo de comentar!!
byee

Fernando said...

Ah no, sin amor maternal engordador, no

Anonymous said...

yo me masturbo leyendo tu blog

manuel said...

¿Y que tal eras para las garnachas de la esquina?
Eso si es comida.
a mi me tocaron las pollas de naranja, huevo y tres coronas mmmmm

obtusa said...

odio la papaya! tenemos algo en comun!

cris said...

emm nutritivo!!

jugo de naranja con betabel!!

o mejor entrale a las garnachas!!!

Sara said...

Ahora entiendo el olor de la papaya. Pero lo que mas detesto son las semillitas, quien se fia de ellas?

Anonymous said...

presente (:

Un Rosado Pimiento Rockero said...

yo AMO la papaya, asi con yogurth y miel... yom yom!!!

ay Gonzalo!! aguantate como los machos y bébete ese jugo!!

Anonymous said...

y si te hace daño?
mejor dicho te hizo daño?
el amor maternal en la comida puede ser muy importante.

Presente :)

Pd:Si te caes bien tú, te cae bien el mundo.

♥...Antifashion...♥ said...

Eres bien raro...

gaby moving on said...

Hola baby!
Ash guacala con tu jugo!
mejor uno jumex antes que algo asi.
Ugh!
Bueno nene te veo luego
love ya

Pinky Black Boy said...

yo también tomo de esos jugos rebajados con agua eh?

pero si... tienes razón... carecen de ese sabor a amor de mamá jajaja...

escritora contemporanea said...

hola.... QUIERO QUE SEPAS QUE SOY ASIDUA VISITANTE DE TU BLOG.. UN SALUDO. NO TE DIGO QUE VISITES EL MIO YA QUE... NO ES NADA DEL OTRO MUNDO.. UN SALUDO...

ESCRITORACONTEMPORANEA

Anonymous said...

Changos! que decapitada! y todo por lo que tenia en la mente!!! jajajaja

bueno, pues espero me cuenten de sus chismes!!!!!

ojala y se porten bien no sean maleducados!!!!

jajajaja!!!!!!!!!!!!!!!!!

sale, que seas buena onda por ahi

y te estimo

tu novio, raul

Anonymous said...

p.d. dejo mi meail

rodney_mullen39@hothotmail.com