Tuesday, February 19, 2008

Manos asesinas

Me encanta venir a los viveros de Coyoacán a ver como los papás ridículos enseñan a sus hijos a alimentar ratas pulguientas y rabiosas, nada más porque son de culo peludo como si eso
fuera una cualidad, porque si así lo fuera, sabemos de alguien que tendría comida gratis hasta el 2023. Por cierto, ocurrióseme sentar en el pasto a ver cómo los muy tarugos se acaban bolsas enteras de cacahuates, el alimento oficial del animal exótico, chango, ardilla o elefante, y no conformes con eso, intentan captar el mejor ángulo de sus retoños para convertirlo en una imagen como esas que tanto les han conmovido en la papelería.

No les tomé una foto porque temí que Dios Padre me castigara volviéndome padre, estúpido y correteador de ardillas. Pero imagínense nada más al orgulloso señor correteando a su lombricienta, barrigona y jiotuda hijita mientras intenta alimentar a los roedores. Porque además se sienten desperdiciados por el Discovery Channel y adoptan las posiciones más ridículas para captar al feroz animal en su estado natural.

Pero les decía que me senté en el pasto y ya de cerquita estoy viendo un montón de bichos rastreros microscópicos de esos que se te meten por las orejas y te comen el cerebro o te chupan
la sangre y te pasan una enfermedad tropical. Ouch. Acabo de aplastar uno. Y no estaba lleno de roja moronga como sospeché, era relleno verdecito como el pasto. Creo que lo malinterpreté y era una inocente criatura del señor que se alimentaba de pastito y verduras y no intentaba darse un banquete de Platón con mis sesos como platón principal. Perdón.


Yo que pensaba que la estupidez le era exclusiva al género humano, pero me anda rondando una ardilla bruta que está tan atiborrada de cacahuates, que ya no se los come y los está escondiendo para los tiempos de frío. Yo sabía de este hábito y tenía entendido que consistía en enterrar profundamente el alimento para que no se los robaran y matenerlo seguro. Nada más que esta pequeña pelmaza parece una viejita nerviosa que sólo toma un cacahuate y lo cubre con tres ramitas mientras me vigila con una mirada neurótica. Me dan ganas de sacar el cacahuate y aventárselo para que vea que no lo está escondiendo de nadie. Pero no, porque ya fue suficiente crueldad con la madre naturaleza y mi prójimo roedor por el día de hoy.

18 comments:

Alán Islas Cital said...

Pfff, muy cierto lo que dices y muy jocoso. Pinchis ardillas luego hasta son agresivas y altaneras las muy cabronas.

Nunca había pensado que tener el culo peludo podía resultar una cualidad evolutiva para la supervivencia.

Tu blog es uno de mis guilty pleasures.

Anonymous said...

N-0-ma-mes!! Osea que el hermano del muchacho que murió en los vientos si leyo tu blog que le escribiste??? Como te escribió???o como lo encontraste?

e. said...

jejeje...

Alguna de esas ardillas escuálidas de los Viveros, mientras yo intentaba darle un cacahuate, decidió que lo in era llevarse mi dedo índice también... así es que tengo una rajada ahí...

Pensándolo bien, mis padres doctores debieron de haberme inyectado contra la rabia después de ese incidente... pero no lo hicieron... chale.

Saludos, e.

Anonymous said...

Bueno, ya es la naturaleza de los niños correr tras animales pequeñitos que les llaman la atención si mal no recuedo ya vi una foto de su alteza embobado con un lindo pollito... jajaja veeeeez hacias lo mismo y no eras un un barrigon,jiotudo y lombriciento chamaco... ¬¬

hoy has amanecido muy agresivo... =/

por cierto... como fue que sacaste lo de Hugo??? =S


.:C R I S:.

katia said...

Muchas gracias , Gonzalo , está muy pintoresco tu post.

Anonymous said...

Gozaste de una infinita suerte, ya que he escuchado la leyenda urbana, de que muchas ardillitas de los viveros de Coyoacan, son clones del Inspector Ardilla, ¡sí!, aquel que tenia por compinche a un tal Moroco Topo, y que obviamente era un topo, tal vez te salvaste de alguno de sus funestos, ominosos y mortales artefactos, (hoy algunos entendidos los llaman “gadgets”), de espía de los años sesenta con todo y ceja levantada al estilo Sean Connery, y que podrían consistir en una bomba con camuflaje de bolsa negra de plástico, ya ves que esta de moda o un cacahuate que al partirlo despida gas mostaza; ¡suertudo!.
Carlos

acomedido que es acomedida;) said...

yo ya habia visto el comment del hermano en el otro post y no entendia porque no nos habias contado


que lo sepan en blogs méxico!

Rafita said...

porque no que el hermano deje aqui una manera de comunicarnos con el, ya vi que abrio un blog pero no ha posteado nada y no hay correo para escribirle


Lo siento

Oaxaca said...

No me chinges!!!!



Bueniiiisimo lo de las Ardillas!!!


faltaron fotos fotos!!!

Anonymous said...

Gonzalo:

Yo supe que tu no escribiste ese mensaje del hermano de Hugo porqué nunca he visto que uses paréntesis (y ya he buscado. ) porqué?

ERevank said...

jajajaj definitivamente la naturaleza siempre ha sido nuestra peor enemiga... me late tu hipocondrìa coyoacanense.

Rosy said...

oraleee

que suerte tienes , de que conocieras al hermano del Difunto
que e,p.d c

Y lo de las ardillas , ya en cuaqluier parque las encuentras ..hay en el parque de Chapu y en otros mas

katia said...

Gonzalo, Gonzalo, no has escrito nada . Mira que soy tu admiradora y no es justo que nos tengas tantos días al pendiente .
Escribe pronto

acomedido que es acomedida :( said...

Así es como debe de ser una buena verga: Gigantesca, Tumefacta, prieta, enhiesta, cabezona, venosa, salivosa, atiborrada de leche, comestible, SUCULENTA y hermosa VERGA... se me hace agua la boca

que lo sepan en blogs mexico!

Anonymous said...

suena a locuras, pero a alguien más le calientan los mensajes del clon de la acomedida? A mi si se me hace agua la boca, nadamas le falta "olorosa" para que sea la descripción de la verga de mis sueños


El dueño de esa cosa rica escríbame alorsmacherie@hotmail.com

Paquita María Sánchez said...

Hey! Sabes bien que vivo a 58 pasos de los viveros. Pasa por mí la próxima vez, sí? sí

A mí me dan pavor las ardilluelas. No sabes. Hago muchass escenitas cuando voy a correr y me la paso esquivándolas.

besoosss.
noche de insomnio del mal. Estás despierto?

pinche San Andrés chingón said...

las ardillas son ratas con un bonito disfraz, aaaaaaaaaasco.

Qué les pasa a esos papás? agh

Clauminara said...

Una vez les llevamos nueces de macadamia, pero resultaron un manjar demasiado fino para las mugres ardillas, prefirieron semillas de girasol.