Sunday, August 26, 2007

Post apocalíptico con las fotos de las tortillas y el picadillo del post pasado y otras señales del fin de los tiempos

Por fin después de días con Telcel haciendo berrinche y cobrándome mensajes multimedia que nunca llegaron, pude subir las fotos, disculpen la demora y el post extra extenso por aquellos días que no posteé. Dirán ustedes que soy repetitivo, pero aquella chica que comía picadillo en el metro no se echó una tortilla, sino tres.

Tres-tres-tres

Parecían estar suaves y calientes, como recién hechas, aún conservaban una buena textura a la vista y no se habían vuelto duras o tomado consistencia chiclosa, pues ella podía hacer un rollito fácilmente entre sus manos. Y aunque ese preciso momento escapó de mi cámara y en las fotos no se distingue claramente la tortilla, en la de abajo pueden ver que en una mano tenía la cuchara que llevaba pletórica de picadillo a su boca:



Y en la otra tenía la tortilla que combinaba entre mordida y mordida



Al otro día mientras esperaba el metro en la orilla del anden, tras de mi escuché una voz tipluda y cascada vociferando improperios y maledicencias. Cuando volteé a ver de quién se trataba, descubrí a una de esas viejitas flacas, tasajudas y de ojos desorbitados a las que de pronto se les bota la canica y salen a gritar cuanta cosa se les ocurre. Al igual que aquellos que comen tacos de picadillo en el metro, estas damas de la sinrazón me provocan mucha ternura, así que suspiré y me hice el tonto para no importunarla. Ni siquiera le tomé una foto en señal de respeto por su locura.

Pero en eso, empezó a gritar sobre unas Brigadas Rojas, un complot universal, el Anticristo y acusó a alguien de haber robado algo al Vaticano. Un escalofrío recorrió mi espina y de repente entendí que la mujer no estaba del todo loca, sólo sabía demasiado. Y temí entonces, viniera tras de mí. Así que la vigilé de reojo y me tranquilizó saber que aunque yo supiera la verdad, para el resto de los mortales era sólo una desquiciada que no merecía mucho crédito, pero sospeché trataría de lanzarme a las vías para obligarme a exponer frente a todos mi inmortalidad o en todo caso, comprobar con mi muerte que en mí no había nada malo.

Y cada vez más parecía dirigirme sus gritos y la gente comenzaba a mirarme como preguntándose que habría yo hecho para ponerla así. Al final de cuentas pensé aquello de perro que ladra no muerde y seguí haciéndome tonto, a fin de cuentas había muchos policías y en caso de algún problema con seguridad intervendrían. Pero eso estaba pensando cuando la viejita se abalanzó y comenzó a golpearme. Como lo leen. Y con todas sus artríticas fuerzas. Pero adivinen qué hizo la policía. Pues nada. Ni modo que la detuvieran por estar loca, si eso no es delito, no es la cosa más elegante, pero no es un crimen.

Lo bueno es que el convoy estaba llegando y pude meterme y escapar de aquella mujer que se quedó fuera gritando cosas que mis castísimos labios no se atreven a repetir. Lo peor fue la mirada de la gente que me inspeccionaba como esperando que me pusiera a llorar o a gritar o alguna reacción que les explicara qué había pasado. Y esos mismos que antes me miraban con enojo lo hacían ahora con una mezcla de ternura y consideración al haber sido yo la victima de tan extraña señora. A la que por cierto encontré en la linea verde que va hacía la Universidad, para que extremen sus precauciones.

Pero apenas salí del metro y mientras caminaba sin haberme repuesto aún de la sorpresa, el muchacho que iba frente a mí empezó a escupir espuma y a convulsionar. Un hombre que venía con él, así como las buenas y metiches señoras que nunca faltan, se apresuraron a acercarlo a una pared y a echarle aire con cuanto artilugio tenían en las manos. Y sólo para que no digan que estoy completamente loco, les tomé una foto para que vieran. Lo más triste del caso, es la niña con el suéter hecho bolas como la Chilindrina.



Pero como si algo faltara y con eso de que los animales todo lo ven, un gato loco como la viejita, me atacó y mordió ése, mi único punto débil, el talón del que en la noche de los tiempos me tomó mi madre para sumergirme en el río sagrado. Y en él clavó sus dientes. Y de él brotó sangre, roja y caliente, como la de un humano.

15 comments:

El Ocioso said...

No pos ahora si se va a acabar el mundo.

Con estos posts te das cuenta de lo irrelevante que es decirle a alguien que se cuide.

Anonymous said...

Wow es cierto lo de las tortillas! no puedo creer lo que hacen ustedes chilangos hambrientos

aaaY, que doloroso lo de tu pie

cris said...

jajaja ay gonzalo!!!

wow!!!

sin palabras (O,O) me kede asi con los ojos bien abiertos ajaja


saludos!!!

TE CUIDAS!!! vale!!!

Corriendo despacio said...

Tengo un poco de miedo . ¡Qué bueno que no viajo en metro siempre!

Danielo!!! said...

Que mal fin de semana te toco mi buen Gonzalo, pero en fin en este metro de la ciudad de México, cualquier cosa te puedes encontrar, veo que retratas muy bien las cosas que te acontecen esa es la magia de tu blog (y no tu inmortal existencia que no es relevante jajaja).

Que chingon blog tienes amigo, hasta dan ganas de hacer uno con puras historias de metro, al mas puro estilo del libro vaquero.

Saludos y que se mejore ese talon de alquiles jajaja.

Anonymous said...

Tu post anterior de la muchacha comiendo picadillo me dio asco (asi de bueno eres para escribir) pero ahora que veo las fotos me doy cuenta que no estuvo tan asqueroso como pense. Maldita sea mi imaginacion.

Ana

Anonymous said...

podria gritar que me dejes beber de tu sangreeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee

obtusa said...

A mi me gustan más tus posts cuando son muy largos


y este me encanto


(el tamaño si importa)

Ginger said...
This comment has been removed by the author.
Ginger said...

Post largo = Comentario largo.

Uhmm lo que intriga mas de la foto de la chava comiendo picadillo es vdd lo que mis ojos ven, acaso una señora duerme muy placidamente a su lado sin inmutarse!! wow jajaja esto si que es impresionante, tu foto deberian de titularla "Darle tiempo al tiempo: agotadora realidad mexicana metro 2007" jaja o enseñarsela a lopez "obrado" o a alguien igual de "progresista" que el jajaja, ayy que no les construyó un 2 piso!y que les ponga asientos mas comodos en falta de camas o de perdis mesitas pa' comer agusto...siguiendo con los hechos, si algo asi me ocurrio, bueno poco tiene que ver con lo que te ocurrio a ti con la viejita jajaja, perooo buenooo tiene q ver con transporte publico y extraños gritandome cosas, pero a mi no me golpeo mas bien me abrazo O_o, y lo del pie se ve doloroso porquee pues al estar pisando recuerdas en cada pasoo que tienes una herida en el talon! en fin y para terminarr!! dos preguntas:
1.-¿Si lees lo comments? digoo porque me avente mucho rollo como para que tus grandes, castos, cultos, y hasta santos e inmortales ojos no lo lean
2.-¿Como le haces para tomar las fotos y que nadie te vea??

Pd. Te mando besos y abrazos! aloha...y desde cuando tu blog se hizo tan snuff! ahora hasta fotos de sangrado tenemos y comentarios de beber sangre...iuuu!!

Anonymous said...

¡Oh!, tu tobillo sangriento, con suerte y no habrá que amputarlo..

Tessitore di Sogno said...

Pasé a dejarte un abrazo.

11,22,33.

Pixie said...

Quiobo con el gato que te mordió. Nunca había escuchado que los gatos hicieran tal cosa, más bien arañan, ¿no? o tal vez debería preguntarme, ¿qué demonios le hiciste al gato para que te mordiera? ¿hueles a pescado a caso? ¿o a whiskas?

eLeNa said...

guacala!!!
de quién era el gato? de jp?
cómo y cuándo sucedio?!


este fin, hagamos algo!!!

ARIADNA said...

Netaaaa que fijación tan enferma la tuya.. para con la gente que come en el metro chinga!! Cada quien come donde le de la pinche gana!y donde le de pinche tiempo y si quieren aromatizar el vagón o el micro con suculentas gorditas,tortitas papitas ...tortillas CON EL GUISADO ta' chido!!!es normal!!!... mientras no sea un pedo pss se aguanta no?..como que me dan rareza tus blogs por que parece que te impactan cosas que suceden bien a diario y lo pones como si tu no lo hicieras o nunca lo fueras hacer..estaría bueno que fueras tu el que lo hiciera o les preguntaras a las personas el por que de su conducta igual descubres otras cosas mas interesantes y verídicas, en lugar de dilucidar o viborear, que es lo más fácil, así evitas que parezca que ventaneas gente y además la hagas de paparazzo urbano (igual conseguirías mejores fotos) eso dejasélo a los programas de chismes de tercera de TELEVISA Y AZTECA que para eso estan, piensa si te gustaría que te tomaran a ti una foto miando en la banqueta acompañada de alguna historia chusca imaginativa y muy jocosa pero que nada tiene que ver con la situación real y entonces la subieran a la red te ventanearan y escudriñaran en un blog!o un video en youtube..chale lo único que se lamenta uno es que ya uno no se puede rascar las nalgas ni sacarse el moco a gusto ...prefiero los blogs donde la persona es la protagonista..espero entiendas mi punto de vista!!