Saturday, August 04, 2007

¡Habla, Lady Apache!

Son las ocho de la mañana de un sábado cualquiera y en lugar de salir a correr a los Viveros de Coyoacán y prepararme para un nuevo día de trabajo fecundo y creador, vengo llegando de revolcarme en el fango del pecado. Antes de la revolcada tenía que ir a las luchas y a la fiesta ochentera de Chilango que tanto se me antojaba por ser ochentera y chilanga, pero a la que no pude llegar por ser el destino azaroso y la noche demasiado corta para ser verdad. Snif.

Las luchas son como los mexicanos llamamos comúnmente a la lucha libre, ese bonito y acrobático deporte o arte o chiste local que tanto arraigo tiene en nuestro pueblo, así que junto a una cuadrilla de intrépidos unos y otros más pazguatos, dispúseme a gozar de tan pintoresca escena. Es recomendable llegar temprano pues a diferencia de las funciones de opera y ballet que ustedes acostumbran, los asientos no están numerados y son como un gallinero general en el que se sienta primero el primero que llega. En algunas zonas el cemento está pelón y en otras existen unas sillas anatómicas como molde de gelatina con forma de nalga que son tan incómodas como el piso, o será que no he encontrado el molde apropiado para mi anatomía.

La cerveza y los cueritos fluyen indiscriminadamente, a tal grado que estoy casi seguro de haber visto bebiendo a más de un menor de edad. Aunque no puedo afirmarlo, igual eran señores con bajo peso y retraso en el crecimiento por desnutrición, nunca se sabe en México, además los cueritos con pelos no son fuente de proteína, sólo de repulsión. Los baños de caballeros no tienen espejos, pues los hombres que vamos a las luchas no nos andamos con delicadezas y somos tan machos que hemos olvidado como son nuestras facciones después de tanto tiempo sin verlas. Nos exprimimos los barros a tientas y por supuesto, no nos lavamos la cara. Los mingitorios no tienen separación porque tampoco vamos asomándonos y haciendo conjeturas y comparaciones con el señor de cara sucia que orina al lado.

Al ver el espectáculo entendí de pronto porque los mexicanos no van al teatro. Toda necesidad de ficción barata queda generosamente satisfecha con las luchas, pues si es que alguna vez las han visto en televisión y han cuestionado su veracidad, tendrían que verlas en vivo para darse cuenta del baile que se organiza en el cuadrilátero, más coordinado que en unos quince años, pero sin tantas vergonzosas caídas. El público por su parte es una mezcla de verdaderos aficionados que se involucran hasta el alma con los luchadores y celebran con el rostro desencajado cada maroma, y otro sector de morbosos malsanos que van a ver que se siente atestiguar como otros desencajan el rostro. Como yo.

Ya estando ahí, me pregunté por qué no tenía amigos luchadores. Después caí en cuenta que tal vez sí los tengo, pero nunca lo sabré hasta que me confiesen llorosos en medio de una borrachera porque desaparecen los viernes por la noche y regresan a casa sudorosos y con la frente sangrante.

¡Hablen!

14 comments:

Elizabeth said...

Hace mucho que fui a las luchas.

Saludos Gonzalo y presente! ;)

Anonymous said...

Me llamo mucho la atencion lo de la fiesta ochentera a la que no llegaste... acaso ibas vestido a lo "Miami vice"?

Ana

Darth Tater said...

Hola, pasaba por Nor y te encontré... yo nunca he ido a las luchas, pero sí he ido a Sol General en la México... muy padre tu blog, te puedo agregar a mis favoritos?

cris said...

IJole, asco de cueritos con pelos!!
y cerveza y tosa la arena oliendo a humanidad!

no ke sufrimiento!!!

sale gonzalo!! saludos!!!

ke tengas un buen dia!!!

sekhmet said...

jaja nada como los baños de pueblo diría mi jefe.. ah qué bonito eso de la lucha libre, gritos, mordidas y olores muchos... por cierto quién peleó??

El Ocioso said...

"Es recomendable llegar temprano pues a diferencia de las funciones de opera y ballet que ustedes acostumbran, los asientos no están numerados"

Lo que pasa es que fuiste a la seccion de 40 o 60 pesos.

¿Pues no se supone que eres de la realeza?

Los de ring side incluso estan acojinados, por si te cae un luchadorcito.

Mauricio said...

Yo nunca he ido a una fiesta temática, a no ser por los mentadísimos jalogüins en casas de completos desconocidos o baresuchos de mala muerte que prometen descontarte un porcentaje del cover si vas disfrazado; y para acabarla de fregar yo nunca voy disfrazado ... a las luchas si he ido, en tiempos de Octagón, Emilio Charles Jr.(El Rey del Beautiful, ¡luchadorazo!) , La "Ola Blanca" y El Satánico.

Una lástima que no haya reporte de la fiesta ochentera, por aquello de que nos narraras las referencias y lugares comunes favoritos de los presentes ... De asistir a una fiesta de ese tipo, yo iría por todo al concurso de disfraces usando un disfraz de Videocassette Beta.

He hablado ...

acomedido que es acomedida;) said...

Siempre he querido ir a las luchas y nadie me ha llevado ... Pobrecita de mi



te voy a anunciar en blogs méxico para que no me duela tanto

pinche Fausto chingón said...

Ir a las luchas rifa, nos hace sacar el transtono de Tourette que llevamos dentro ... y al final de cuentas entre tanto barullo, nadie ofendie a nadie, pero acá entre nos, que miedo dan los baños y los snacks de las arenas... *miedo.


saludineeees!

obtusa said...

yo quiero ser lady apache

Anonymous said...

"Necesidad de ficción barata"

Yo pense que con la Facultad era suficiente...

Anonymous said...

І dο believe that mеthοd іs the best аsρect ever.


Cheсk out mу ωebsіte ::
http://www.keymein2.com/dating/link/82553

Anonymous said...

Heyа i'm for the first time here. I found this board and I find It truly useful & it helped me out much. I hope to give something back and help others like you aided me.

my website; Prweb.com

Anonymous said...

We stumbled oveг hегe from a different page and thought I might check things out.
I like whаt I see so nοw i'm following you. Look forward to looking into your web page for a second time.

my site: silk'n laser hаir гemoval