Friday, July 27, 2007

Yo no quiero ir al super

Será porque estoy muy acostumbrado al sistema de producción feudal y la comodidad de obtener de tus siervos con lujo de violencia víveres y níveas vírgenes, pero no soporto la idea de ir al supermercado. Me crispan los nervios sus interminables filas y esos niños berrinchudos que llenan sus pasillos comiendo la mercancía sin pagar y sus madres conchudas permisivas que se hacen de la vista gorda mientras sus monstruitos devoran todo lo que encuentran.

Sé también que eso de dormir es una costumbre muy buena y muy cristiana, pero como no suelo hacerlo y de cualquier manera tengo que ir de compras, nada mejor que esos supermercados de 24 horas para hacer el mandado con toda calma entre tres y cuatro de la mañana. Pero no me refiero a los Oxxos y esos expendios para borrachos y solteros solitarios, sino a los otros como Superama y Gigante, los únicos en su tipo que abren 24 horas.

En Superama tienen una práctica que yo no sé si será cruel o dignificadora, ya juzgarán ustedes. Resulta que los niños empacadores de día, se convierten en indigentes de noche. Pero no es que los cerillos se queden sin hogar al caer la noche y sus ropas se llenen de mugre y un característico aroma a licuado de fluidos corporales con mezcal, es sólo que de noche cuando la ley prohíbe a esos perezosos niños trabajar, Superama permite a los indigentes empacar la mercancía. Evidentemente los indigentes no tienen babero y uniforme, creo que ni siquiera familia o casa en la que dormir y no falta el cliente que se asusta cuando ve a un señor cochino como el Ecoloco manoseando sus peras Bartlett y su papaya Maradol.

Bah, los mexicanos son unos clasistas, ni aguantan nada.

Sí tienen antojo de una conchita, bolillo o chilindrina, más vale que no lleguen demasiado tarde, quiero decir, temprano. Bueno, sucede que entre cuatro y cinco de la madrugada todas esas deliciosas bombas de carbohidratos simples pasan a la bolsa del señor Tlacuache.

Eso pasa en el Superama, porque alrededor de los Superamas viven muchas anoréxicas y de todos modos nadie se lo iba a comer. Pero igual se siente feo, tan rico el pan enterito en tamaña bolsota. Deberían organizar unas guerras de comida para que no se fuera derechito a la basura o traerlo acá al internado ¿saben? a veces pasamos mucha hambre. Mejor aún, guerritas de comida en el internado, nutrición y diversión al mismo tiempo, nomás es cosa de abrir grande la boca.

En Gigante venden unas delicias de medianoche que no tienen par.


¿No adivinan? Anden, piensen



Orejas-en-vinagre. ¿Qué individuo en sus cabales comería esas cosas? Cualquiera que por accidente haya arrancado la oreja de algún incauto en un pleito en la escuela porque le dijeron que tenía cara de niña mariquita sin calzones y que los Santos Reyes son los papás, sabe que son amargosas y muy difíciles de masticar.


Papel higiénico con 400 U.I. de vitamina E

Llámenme tradicionalista pero siempre pensé que la ingesta de vitaminas era más efectiva por la vía oral. Y sí lo hacen por razones estéticas, siento decepcionarlos pero necesitarán un antioxidante más poderoso para desarrugar esa zona.

¿Cuantos cuadritos equivalen a la dosis diaria recomendada?

23 comments:

Juan Lopez said...

Muy buen post!!! como siempre......Saludos y presnte.....

Juan Lopez said...

PRESENTE!!

cris said...

LOS REYES MAGOS SON LOS PAPÁS????

no gonzalo no, eres por demás un ser cruel! has hecho ke toda mi ilusión se balla a la cañeria!!

ammm por ke vas tan tarde al supermercado, o diré tan temprano??

no escarmientas no???

te van a poner sustos más feos si sigues saliendo a esas horas!!

cuidate!!!

y presente!!!

Mata said...

Aqui, Presente . . .. este . . .es que no habia venido porque mi perro se murio, mi abuelita se enfermo y . . . .¡¡¿Que?!! . . . pe-pero los reyes magos . .. . ¡¡¿Que?!!

Kaleidoscopico said...

con razon no me gustaban los papeles perfumados, al final me mareaba...

Patricia Sánchez Aramburu said...

¿Oye, Fragoso, la próxima ves que vayas al super yo me apunto, no?

¿Oye, pero le puedo meter el dedo a la comida fría en charolas del gigante?
Siempre he tenido la fantasía de saber cómo se sientes los muslitos repugnates con papitas cambray en salsa verde a las cuatro de la mañana?

Elizabeth said...

Hay que ponerle clasificación a tu blog!! Imagínate con semejantes revelaciones. O por lo menos pon una Advertencia.

Saludos Gonzalo y Presente! ;)

Anonymous said...

Gigante NO abre 24 horas

acomedido que es acomedida;) said...

llevame de compras contigo!!! yo tampoco soporto hacer cola y acompañar a mi mamá


que lo sepa blogs méxico

bers said...

presente

Jorge Luis said...

Iiiiiiiiiiiieveloooooooooooo iiiiiiiiiiieveloooooooooooo
orejitas estilo Mike Tyson!

Emma said...

y yo ayudé a los duendes de papá noel a empezar la huelga. Presente (Supongo que hay que decirlo...=)

Anonymous said...

tienes razón a la verga con esas orejas


en cambio tus orejas si me dan ganas de comermelas a lamiditas suaves y de a poquito con mi lengua en tu oido para luego convencerte de bajar al otro hoyito y seguir con ricas lamidas lubricantes


yeah

Aura said...

AH!! Yo también odio ir al super. Pero desde que me independicé de la casa materna tengo que hacerlo... y siempre acabo con dolor de cabeza... ese olor a limpiador de piso industrial, el ruido eterno del aire acondicionado, superpuesto con la mala música de RADIO SUPERMERCADO o algo así y con la horrible voz de las guangas que vocean al personal (todas hablan igualito)... arrrgh!!

En fin. PRESENTE!!

Nell said...

Ya pues, ya no vuelvo a decir que tienes cara de niña... me devuelves mi cacho de oreja?? En serio lo necesito... tengo que usar audífonos de diadema porque las cosas esas que vienen con los Ipods se me caen. Sniff.

Nell said...

... por cierto, al anónimo: Gigante SI abre las 24 horas.

Marie* Lou said...

Y un comentario al anonymous: jajaja.

Ah que los comentarios son para Gonzalo y no para los otros comentarios... mmm... mmm...
¿presente?

Anonymous said...

Siempre es divertido y cultural leer tu blog, pero sabes que es aun más divertido, que tengas la delicadeza de tomarle fotos a las cosas amorfas que dicen ser orejas

Volován said...

Chale, lo peor de todo es que al pagar por unas galletas, cereal, leche y derivados son mil morlacos o más. Por cierto, ¿a quién se le ocurre comer orejas?

obtusa said...

las orejas son ricas


(si son de pan)

Nena Santa said...

Sii..gigante si abre..hasta lo se yo que no vivo en el DF y tiene mcuho que no voy pero recien me lo dijo un amigo.
Pues a mi me gusta ir al super, siempre y cuando sea agradable, hay supers donde la gente se amontona, no sirve el aire acondicionado, los pasillos son pequeños y no encuentro todo lo que busco, sin embargo me agradan wal mart y la comer, aunque de preferencia en dias que no son quincena porque hacer filas no es lo mio....DEFINITIVO...
me encantas, escribes de una manera muy ingeniosa.

Eduardo said...

ja! aun mas fuerte para mi que Los reyes magos no existen, es cuando supe que el hongito de mario bros no es en realidad un hongo mas sin embargo una especie de austro-hungaro pigmeo con sombrero de bolitas.

que asco.

LORENA said...

BUENO, AL MENOS YA VEO QUE HAY MÁS LOCOS NOCTAMBULOS COMO YO... AUNQUE NUNCA ME HA LLAMADO LA ATENCIÓN IR DE COMPRAS A ESA HORA, BUENO, ADEMÁS POR MI PUEBLO NO HAY SUPER ABIERTO A ESA HORA, PUROS PUTEROS DONDE LOS TIPOS VAN A GRITAR: ¡PELOS, PELOS! Y LAS PAPAYAS QUE SE VEN NO SON NECESARIAMENTE FRUTAS (QUE VULGAR ME VÍ JAJA)