Monday, May 28, 2007

Cuando el caos se apodera de la diversión

Dispensarán sus mercedes mi ignorancia pero este fin de semana me he llevao tremenda sorpresa. Pensaba yo que todos vosotros teníais en vuestras casas un foso con delfines, una fuente con Cibeles, y piscinas y piletas varias para refrescaros como tengo yo en palacio. Pero menudo cabreo me he puesto cuando llegué a casa de una amiga y me di cuenta que ella compartía la alberca con sus vecinos.

¿Qué sigue? ¿Compartir el chofer? ¿Gobiernos democráticos? En fin, es así que han debido crear una sociedad feudal alrededor de la piscina para poder vivir en armonía y santa paz. Y creanlo o no, éstos son los artículos de su reglamento, poned especial atención en en el primero, en el cuarto y en los dos últimos:

Reglamento adjunto de la alberca

1.- Favor de no permitir que el caos se apodere de la diversión.
2.- Se prohiben envases de cristal.
3.- Se prohíbe que niños estén solos en la alberca.
4.- Favor de no meterse vestidos o desvestidos.
5.- Favor de no comer dentro de la alberca.
6.- Favor de utilizar el baño en caso de necesidad.
7.- Favor de no ahogarse.

Pero vaya, somos mexicanos y en ningún artículo del reglamento decía nada en contra de nadar en trusa, así que mientras distinguidas personalidades convidábamos elegantemente, a lo lejos una rolliza figura dejó asomar un percudido brasier y un amplio y aguantador calzón a punto de lanzarse a la alberca. Y claro, enseguida hizo su triunfal aparición la mexicanísima trusa. El cuerpo femenino es bello aún y cuando las carnes se desborden, a veces incluso es más apetitoso en tales circunstancias, pero no pasa igual con nosotros los hombres.

El tipo de la trusa tenía una clase de gordura que le había hecho perder las axilas, pues donde debería haber un hueco o una cavidad, la redondez se seguía de largo y sólo podías deducir el origen axilar de aquella zona por un ralo camino de pelos que continuaba sin frontera y rumbo definidos y se perdía en la noche de los tiempos. Por si ésto fuera poco, el cloro nos acaba de dar el tiro de gracia en cuanto a gracia se refiere, pues al contraste con nuestra piel morena, da un efecto blancuzco como de pescado zarandeado y si a ésto sumamos los ojos irritados y chiquitos invariablemente salimos del agua con un aire bastante poco distinguido.

¿Quién de vosotros ha nadado en trusa?

10 comments:

Corriendo despacio said...

Ashhhhhhhh!
En honor a la verdad los balnearios deberían tener reglas mucho más específicas para bañarse en sus albercas.
Y reservarse el derecho de admisión.

Pixie said...

de por sí es perjudicial para los ojos ver al niño en calzón y la señora en fondo.. pero.. ¿un adulto en calzón (¿y además gordo?)? GUÁCALA!!!
A ver cuándo invitas a tu palacio, para no tener que convivir con la chuchada ni observar reglamentos obtusos. jaja.

gnomoshky said...

Yo, siempre nado en trusa morada, para hacer un contraste ochentero con el color de mi piel banco yogur, además estoy seguro que a todas las mujeres les da envidia (y evidente líbido) como se me salen los pelos enroscados del triángulo de tela que cubre mi órgano reproductor.

::†×¡ßaLßa †:: said...

Horror!!!! la ultima regla esta cajeta: "favor de no ahogarse"

la gent tan folklorica aaaaaaay mexico lindo y kerido!!!! q dios los perdone... porq yo no!

acomedido que es acomedida;) said...

Uy Gonzalo, alberca? eso fue en el df o en valle de bravo? sólo en las novelas la gente tiene alberca. No cabe duda que te codeas con la alta sociedad

que lo sepan en blogs méxico!

mauricio said...

jijijiji ... jujujuju ... "favor de no ahogarse" ... jojojojo ...

*cof cof*

muy bueno, todo el reglamento esta increible, el único pero que ponerle a esta entrada es la falta de la foto que compruebe la veracidad de los datos vertidos en ella ... ni modo, unas si, otras no, supongo que es el precio a pagar por malacostumbrar al lector con los apoyos visuales

Saludos!

obtusa said...

ja ja ja en donde se mete usted su distinguida majestad!

me encanta como escribeis!

Anonymous said...

tengo mucho miedo de estar perdiendo las axilas

Paquita María Sánchez said...

jajajaajajajaja. No importa quien use trusa, sino quien demonios la llama "trusa", my dear.

Nena Santa said...

No puedo creer que haya gfente tan egoista que pueda romper la ultima regla...Con perdon del reglamento pero se me apetece una ahogadita...glu glu glu...
Son de los mismos que pintan casas a domicilio??
Me doblo la risa con semejante reglamento y lo cerraron con broche de oro.
Escribes maravilloso niño.
Felicidades por tu corte de cabello...espero no seas como sanson