Monday, May 07, 2007

Clue

Recuerdo cuando estaba en primer año de primaria y alguien de doce años se me hacía muy mayor. Ahora no me atrevo a cruzar palabra con alguien de tal edad por temor a ser consignado a las autoridades por corrupción de menores. Afortunadamente nada tengo que tratar con párvulos de esa generación y su extrema juventud no me produce curiosidad alguna. A mí lo que me hace perder la cabeza es la inteligencia.

Y como esa es muy difícil de encontrar, me tengo que conformar con lo más parecido, que viene siendo la sabiduría y la experiencia que dan los años y los golpes de la vida. Lo malo es que éstas casi siempre vienen acompañadas de arrugas, infartos y carnes flácidas y amoratadas por los golpes de la vida. El caso es que a veces acabo rodeado de gente muy mayor por andar buscando esa emoción que la carne joven ya no me puede dar. Aunque tampoco es que ande yo persiguiendo el amor en asilos y centros geriátricos, sobre todo después de comprobar que la edad no siempre garantiza experiencia en terrorismo y manejo de armas de destrucción pasiva.

Compartía la mesa con un grupo de adultos mayores, cuando entre las ricas viandas y platillos descubrí tres frasquitos sobre la mesa. Uno era un tradicional gotero y dos parecían ser saleros, con los característicos hoyitos en una tapa giratoria. Nada extraño cuando tratas con septuagenarios, la ciencia médica les ha entregado años extra de vida a cambio del permanente consumo de sus golosinas de patente, así que no me sorprendió leer en el gotero:

Picosulfato de Sodio

Efectivo remedio para cuando tus intestinos se resisten a cooperar, muy popular entre las cabecitas blancas que prefieren evitar la fatiga de masticar All-Bran. Pero cuando leí lo que contenían los otros dos frascos, caí de espaldas.

Fosfuro de Zinc

Como todos ustedes saben éste es un poderoso veneno para el cual ni siquiera hay antídoto. Sí no estuviera seguro de mi inmortalidad, me habría puesto muy nervioso. Su sola inhalación provoca edema pulmonar y echarle un bocadito puede llevar al fallo hepático con hemorragia, convulsiones y coma, tetania, anuria y una larga lista de hermosuras que te llevarán a la muerte o por lo menos a desearla fervientemente.

Pero si acaso vives y crees estar a salvo, muy equivocado estás, pues tu vomito y heces serán luminiscentes y producirán un pestilente olor a pescado podrido que te matará socialmente y que vendrá acompañado de fosfamina, un gas venenoso que igual te puede matar a ti y al pobre menso que esté cuidándote en la convalecencia por haberte echado un taco de fosfuro de zinc en primera instancia. Así que después de hacer una gran escena-conferencia sobre el uso de venenos y armas químicas en el hogar, me enteré que lo utilizaban para matar ratas.

Pobres, si a los hombres y las ratas sólo los separa un puñito de genes. El ser humano es 80 por ciento rata. O la rata 80 por ciento humano, según el punto de vista. No las maten, eduquenlas. Y guarden el veneno en el desván. O en un discreto anillito.

18 comments:

Pixie said...

A mí los niños me dan miedo. Y los púberes, muuucha güeva.

Y qué peligroso tener cerca los medicamentos de los venenos. En una de esas se les cruzan los cables y acaban envenenados x_X

Elizabeth said...

Que decirte Gonzalo si yo tengo un hijo de 7 años recién cumplidos y cada que me lo imagino de mas de 10 me da terror, no solo por imaginarle a él si no a mi también brrr. Que meyoo. Pero la verdad me encantan los niños ;).

Saludos y presente!

fairy-qb said...

hola gonzalo, yo aquí no mas paseando y avisando que de vuelta estoy, como advertencia de frasco pequeño de posión: NO ME FUI; AQUI SIGO... en fin las dosis más pequeñas de algo son las mejores, ah y haces bien en alejarte de los puberes... son muy peligrosos xXx bye

Juan Lopez said...

Muy buen post Gonzalo....Presente, Saludos y un abrazo.......

Corriendo despacio said...

toing!

eLeNa said...

gonzalo,
siempre me sorprende tu poder para estar en lugares extrañisimos y más con sucesos tan poco problables paralos demás mortales.
Dile a tus compas que mejor se metan heroína, quesque se siente rete padre, quesque ya no quieres estar en otro estado.
en cambio su veneno, cero padre.
te extrañé, ya tiene varios días que nos divisamos!!!
vayamos a la muestra!!!
bso.

acomedido que es acomedida;) said...

que padre post, me emociona cuando escribes muuuucho,


que lo sepan en blogs méxico!

Ginger said...

Esta peligroson el asunto, ya que se pone senil uno se le olvida hasta donde puso el sentido comun, o eso solamente me pasa a mi??? y eso que no estoy senil, de igual forma me uno a tu campaña salve a las ratas, redondeo para una mejor educacion!!! te mando un besote y un abrazo

Jorge Pedro said...

saludillos.

Jorge Azul said...

Se me hace que eres el hijo perdido de Adal Ramones!!!!...te he descubierto!!!!!!

Rahvi said...

Caray, pues que tipo de ratas serán?

Anonymous said...

ay no compares a Gonzalo con el pendejo ese de Ramones, por cierto hay que celebrar que hoy se acaba.

Estaria chingón un programa llamado Gonzalopolis no?

no te interesa Gonzalo?

FAUSTO said...

mmmmm.... mejor sigo con las ilícitas tradicionales... el veneno de rata no es lo mío...

mmmm

saludos...

obtusa said...

pobres ratas, pero me dan mucho miedo a si que ni modo. que bonitas historias nos cuentas siempre podria leerte todo el dia!

Anonymous said...

te vi en lo de spencer tunik...que buen culo eh!

Mayita said...

opino igual que obtusa =) *yocorazoncitogonzalo* ahora que ya se que puedo ser desfachatada y no timida ante tu presencia ya no te encuentro!!!

ikktus said...

Odio a los niños!!!! los atraparé aunque sea lo último que haga! lo último que hagaaaaaaaaaaaaa!

Rubén said...

A mí me dan miedo los menores de 16. A lo mejor por eso no tengo amigos en la escuela.