Tuesday, April 10, 2007

Los malamados

Alguien por favor explíqueme cómo es que hacen ciertos jóvenes para llenar su cabeza de gel y terminar con una torta de cabello más o menos como ésta.

Es como si pudiéramos ver a un hombre tan brillante, que sus circunvoluciones cerebrales traspasaran el hueso y formaran esas extrañas figuras. Pero no, es sólo un tipo que decidió meter la cabeza entera en cemento-gel para dominar la naturaleza indómita de sus pelos.

Debo confesar que alguna vez lo he intentado sin ningún éxito, como en las fotos de ovalito de la prepa donde tenían que aparecer mis orejas libres como el viento, peligrosas como el mar y para ello debí untarme un kilo de gel. Pero no funcionó y procedí a hacerme un chonguito en la nuca como enfermera

No presten atención a mi disfraz de paladín de la justicia y sí a la horrible disposición de mis pobres pelos amarrados atrás de la cabeza y relamidos a los lados. Fíjense como se nota que hay gato encerrado por la extraña composición del copete, que parece de señora de Polanco más que de niño héroe. Por cierto, sí se preguntan porque digo pelos en lugar de cabellos, es porque de otra manera me siento como esa niña gorda y necia que en el kinder te decía "No se dicen pelos, se dicen cabellos"

Pero caramba, me he desviado del tema. La cosa eran esos tipos que gustan de andar con la cabeza tostada por la vida. Y es que hay algo que me intriga sobre todas las cosas. El pelo es figura principal de las artes amatorias. Cuando a uno lo besan o lo toman por la fuerza, lo primero que le jalan es los pelos. Me han contado. Y pocas cosas más bellas que meter la cabeza en los ensortijados rizos del objeto de tu afecto y aspirar hasta robarle el alma inmortal. Me han contado.

Temo profundamente que la única razón por la que pueden peinarse así todos los días es porque ellos son...

Los malamados

Suena a película de Ismael Rodriguez. Miren a su alrededor y descubran cúantos malamados viven cerca de ustedes. Se sorprenderán de tanta gente expresando su incapacidad de amar en una cabeza tostada y punzocortante. En el metro, en la escuela, el taller y la oficina. Ámenlos y despeinenlos porque no saben lo que hacen. Todo lo que necesitan es más amor y menos gel. Como todos. Y luego me vienen a contar.

19 comments:

YO SOY EL QUE YO SOY said...

Olvidé decir que son relamidos malamados. Gracias.

debolsillo said...

¿Estás instaurando el post con postdata?

¡Salve Gonzalo!

Vicadin said...

y yo que me sentia sin amor...

Elizabeth said...

Ahora no podré dejar de mirar las relamidas cabezas que pasen junto a mi :S. yuc!.

Saludos Gonzalo y Presente! ;)

Cerber said...

Pero hay algo que me pone triste y desconsolado, a los que tu post ha ignorado.

Que no es por falta de amor que nos dicen malamados, ni por sobra de gel, si no por falta de capilares pelos.

Saludos.

Rubén said...

¿En serio? Orales y yo que me sentía malamado. Tal vez no lo sabía y ahora tendré que empezar a utilizar gel en toneladas y olvidarme de mis anhelos de amor.

acomedido que es acomedida ;) said...

creo que yo anduve una vez con un malamado


que verguenza, pero que lo sepan blogs méxico!

obtusa said...

Ya usted no se queje que es muybienamado por tooodos nosotros.

(yo soy de esas niñas que dicen cabello)

Anonymous said...

SOSPECHO QUE LA "POSTDATA" NADA TIENE QUE VER CON EL POST


¿ME EQUIVOCO?

mora azul said...

el ciber-azar provocó que me topara con tu blog por primera vez, y lo he disfrutado mucho.. me gustó harto! seré asidua lectora...

Jorge Pedro said...

¿el ciber-azar?

Cha said...

Que boquita Gonzzzalo


así yo también te jalo de los pelos cabrón!

Mayita said...

No pues ahora entiendo tantas cosas! por eso yo no me peino =)
por cierto la próxima vez que te vea puedo aproximarme con confiazna para intentar ligarte? o no le haces a esas cosas? puedo? puedo? PUEDO?

ikktus said...

mmm, me pregunto si en estos "relamidos malamados" allá en sus años de mocosos inverbes, se inspiró Alex Lora... por aquello de ese "niño no conoce el amor"

eso de oler el pelo es chido (también me han contado, sólo que no se si nos lo contó la misma persona?), pero es muuuuyyy desagradable cuando huele a peróxido, diesterato de glicol, polideceno hidrogenado o tricaprato de trimetilpropano (otra vez me contaron).

el comentario de tu boca, me hizo recordar aquella frase de "chicos pasos con semejantes zapatotes" (o algo así decía).

saludos gonzalescos!

Reiki said...

Yo anduve con ya tres malamados... Siento que hasta ahora me he iluminado.

Sunflower said...

Interesante tu observacion Gonzalo. Miro alrededor de mi oficina y no veo ningun relamido (jaja!!). Aunque una vez uno de mis compañeros de trabajo llamo a otro pelos de coco, es que es canosito con raiz negra.
Por lo regular en mi oficina terminamos despeinados de tanto jalarnos los cabellos por eso de lidiar con gente necia todo el dia, pero esa es otra historia.....

Saludos!!

nene que no usa gel said...

una vez me puse gel y a los diez minutos me despeinó en la escuela, la que sería mi chica, pero en ese momento la maldije y me enojé mucho....

翼のおれたエンジェル said...

Que casualidad, el fin de semana mi papá me platicaba que en los años 50 los que no podían estar compre y compre vaselina para el cabello, simplemente hervían semillas de linaza, lo cual mágicamente producía un gel ideal para los copetones tipo Pelvis Presley.
Por otro lado, cuando yo era niño en los 70's muchas mamás nos peinaban con jugo de limón (uggghh) para ir a la escuela; qué tiempos aquellos tan "low tech"...
En fín, no sé si Su Majestad ha leído la convocatoria del reality show virtual que acaba de sacar la unam. Le paso el link por si las flies:
http://www.cazadeletras.unam.mx/
Salve

jpax said...

bujúuuu, soy un malamado :'(