Thursday, April 12, 2007

El virtuoso imaginario

Una vez fui a un concierto de Metallica. Pero deténganse ahí mismo con sus juicios apresurados, no pasaba por mi etapa prepuber metalera, ni vestía de encaje negro y me robaba el delineador de mamá. Fui nomás por pura cultura general y me fascinó porque desembocó en un profundo estudio sobre la naturaleza virtuosa del mexicano.

Todo alrededor mío había montones de melenudos trepados en la silla agitando frenéticos sus cabelleras con orzuela. Pero más importante que su severa resequedad capilar, era que tocaban con singular maestría unas guitarras imaginarias que abrazaban apasionados y que sonaban al unísono con la de James Hetfield en el escenario.

Luego la banda enloqueció y los desposeídos de las filas tercera económica para atrás arrebataron las sillas doradas de los pequeño burgués metalero de hasta adelante y cual plebeyos en la Revolución Francesa, tomaron por la fuerza las posiciones privilegiadas y construyeron torres de sillas para que nadie los alcanzara. Muy ilustrado.

El chiste es que esa noche me di cuenta del interminable talento imaginario del que goza nuestro pueblo. Y si alguien se atreve a poner en duda mis palabras, ayer encontré dos pruebas vivientes que en su rico mundo imaginario ofrecían tremendos recitales para el publico microbusero y la escena underground nacional. Y con underground me refiero a la escena que viaja en el metro.


Qué tal con estos dedos gráciles aunque regordetes tocando su "petarra", una ingeniosa combinación de petaca y guitarra. Un aplauso.

Y este otro buscando los acordes en su pulsera de picos. Bravo. Para terminar con una noche hilarante, ayer se subieron al micro dos tipos con cara de maleantes, una bolsita de dulces y uno dijo:

Pues ya vi dos que tres celulares, pero mejor denme una cooperación así por las buenas.

O sea que teníamos que besar sus pies y manos agradecidos porque no nos iba a robar. Y aparte darles una moneda. Y para rematar, con esos dos que tres celulares se refería a mí, que incontrolable escribía mensajitos de esos amorosos. Pero como ni siquiera la muerte puede detener a un corazón, seguí escribiendo a ver si es cierto que me lo quitaban, nomás me apuré para alcanzar a mandar mi mensaje sacrificado y final. Mensaje muy emocionante porque estaría lleno de adrenalina y un toque de cortisol sólo para dar sabor.

Pero al final se conformaron con el terror generalizado y muchas monedas y se bajaron corriendo.

16 comments:

Gnomoshky said...

Yo justifico mi desdén inminente ante la barbajanería de esos maleantes disfrazados de ovejas, con la mirada en lontananza y los audífonos a tonos muy bajos para precisamente, darme cuenta de mi entorno la cueva de los 40 ladrones y no llevarme sorpresas mágicas.

Rubén said...

A mí me gusta más el pandero imaginario. Me da la oportunidad de bailar al ritmo de la música mientras todos miran.

Jorge Pedro said...

yo sí me visto con encajes.

acomedido que es acomedida ;) said...

vine temprano y no había post!

y ahorita ya tienes 4 coments en diez minutos - teamo y te odio-


que lo sepan en blogs méxico!

ikktus said...

doblemente emocionante, atascado de adrenalina y con 2 toques de cortisol, de haber sacado foto de los metrogandallas esos... nos la debes

!saludos gonzalescos!

Elizabeth said...

Yo quiero una pulsera de picos como esa ;).

Saludos Gonzalo y Presente!!

Vicadin said...

de venta en Petacas Miguel, porque Para petacas... Las de Miguel!

yeims jetfiel said...

Me revuelco en la tumba

Sunflower said...

Ay Gonzalo, yo tmb soy culpable de jugar a la guitarra con mi raqueta de tenis (jajaja!!)

Referente a esos tipejos en serio que que impotencia!! Jijos de su tal por cual....

obtusa said...

Gonzalo y metallica Ruleeees!


Salve Gonzalo!


(perdón de bolsillo)

Juan Lopez said...

Muy buen post.....presente!!!!

Isaura said...

Jajaja! desde los 6 años soy una virtuosa de "air guitar" y ahora como no toco ningún instrumento (musical, eh?) pues me deleito haciendo imaginarios riffs o solos bien cabrones cuando canto con mi banda.. ya tengo que aprener lira..
Ah y ese concierto de Metallica fue la neta, yo fui de esos personajes que aventaron la silla y corrieron hasta adelante, a sólo 15 mts de Metallica por tan sólo un boleto de 190 pesos.. jojo. Era el paraíso! hombres melenudos, bellos y slammeando y azotándose al ritmo de Blackned, mientras el sudor del calor primaveral los bañaba.. oh!
Que recuerdos trajiste de vuelta, me cae..

Esteban Lagarde said...

Todos tenemos un lado rockstar en algún lugar de nuestro corazón. No importa que es lo que digan, a todos nos quedan las chamarras de cuero y los jeans ajustados...

Gadósfero said...

Yo toco las maracas imaginarias...

chales.

Mayita said...

es que... como explicar que se qued el tic y ps una esta moviendose cada que escucha muikita =) yo me quedé con el tic de la bataka
Por cierto quiero que mi pregunta del post anterior sea contestada! aunque sea vuelta de correo (electronico desde luego) pliz pliz pliz

rfr said...

son talentos ocultos