Wednesday, January 31, 2007

El gran vagón.

Sucede que han cambiado los vagones del metro en la linea dos. Y como yo sé que entre mis lectores se encuentran magnates sin acceso al transporte colectivo, esquizofrénicos y desequilibrados mentales que viven encerrados en húmedos sótanos por causar profunda vergüenza al buen nombre de su familia, y demás facinerosos a los cuales aprecio en demasía, me di a la tarea de preparar un pequeño tour por lo que vienen siendo los nuevos convoyes de la linea 2, para mostrarles las ventajas y desventajas con respecto a sus predecesores.



La diferencia fundamental con los viejos vagones, que por estar separados permitían la creación de diferentes comunidades de las que se podía escapar con sólo hacer un cambio de tren, es que ahora los carros están unidos por coyunturas de látex que permiten recorrer el furgón de un extremo a otro con toda calma.

Esto resulta muy bueno si eres espía internacional o te gusta vivir al filo del peligro, pues se presta a persecuciones interminables. Pero si eres vendedor ambulante no lo es tanto, porque sin haber limites entre vagones ¿Cuándo se supone que debes comenzar a gritar tu cantaleta de productos de calidad pone a la venta la disposición el disco formato emepetrés con los grandes éxitos de José José?

Como pasajero el asunto es igual de grave pues vives el drama junto con ellos, porque el murmullo de sus tipludas y aguardientosas voces ofreciendo producto de calidá nunca termina de irse. Para los cantantes es peor, a tal grado que están casi extintos de la fauna local y cual ornitorrinco errante, están migrando a otras líneas más cálidas y favorables para el belcanto callejero.

Siempre pendientes de la comodidad, pero sobre todo de meter la mayor cantidad de ganado posible, los nuevos trenes tienen menos asientos y más espacio para ir parado y ser brutalmente torteado. Los pocos lugares están dispuestos como en los metros de Nueva York y las grandes capitales del primer mundo, pero sin el primer mundo. Como la nalga del mexicano es particularmente mordelona y corrosiva, los asientos están hechos de acero inoxidable, y fueron diseñados para incrementar la capacidad orgásmica de la población, pues obligan a ejercitar los músculos pubocoxígeos para agarrarte fuerte al asiento.


Aprieto uno, suelto dos... aprieto uno, suelto dos...

22 comments:

Elizabeth said...

Gran tour =D ojala pueda conocer pronto tan sofisticado lugar.


Saludos y Presente!

Jorge Luis said...

Lo que a mi me choca es que en esos asientos de acero inoxidable las nalgas no tienen suficiente traccion para mantenerse en su lugar e invariablemente terminas resbalando hacia adelante.

Anonymous said...

vine en la mañanita y no habia post y luego a medio dia vine y estaba apunto de gritar primeras pero luego me recorde que no tengo blog


buah

terceras

Jorge Pedro said...

el único metro que conozco es el de moscú.

POSTMODERN GEISHA said...

pues como me dijo alguna vez Jacinto, es algo así como la diferencia entre el chorizo y la longaniza. Creo que diseñaré unos jeans antiderrapantes para los que no tenemos otra opción que usar la super línea 2.
saludos!

obtusa said...

Yo tampoco uso el metro pero contigo si me subia, seguro que la paso bien!

organiza una fiesta en el metro para que te conozcamos!

Enriqueta MilHoras said...

Tiene razón Jorge Luis, cuando va todo vacío uno se resbala bien y bonito para un lado y para el otro, pero cuando todos se apirañan los asientos, hasta queda uno apretadito entre los frondosos cuerpos promedio de los pasajeros mexicanos ... :)

P.D.: Uy esos vagones ya los habían cambiado desde uuuuuuuuuuu.... te digo, uno que es prole juar! =P

::†×¡ßaLßa †:: said...

casi q voy al df es por ver a jaguares, voy al chopo o al centro o a donde me lleve el viento y la idea d andar en metro se me hace chida, espero en Dios no cambiar d opinion y este febrero q ande por alla pueda ir a ver los vagones d asientos resbaladixos. saludoos!!

radix said...

eres bien chistoso cabrón!!!!, ....me dolió el estomago de reir .

radix said...

y reir.... y reir,..... y reir

Mayita said...

aaaaaaaa que cosas! asi hasta me dan ganas de hacer de lado mi claustrofobia e ir a conocer los vagoncitos esos, pero naaah ni voy al df y si voy pues pues no me subo al metro jojojo.
rei mucho de vdd, puedes anotar en tu bitácora de obras buenas del dia (si no tienes pues empiezas una) que hiciste reir a un alma triste y acongojada.

Di. said...

pues yo he sido brutalmente aplastada por gente que no puede permanecer en su asiento cuando el metro frena súbitamente.

Sunflower said...

JA,JA JA!! BUENISIMA TU ODA AL METRO!
EXCELENTE INICIO DE MES :)

nor del terror said...

chale... se borro mi comentario. bueno... en resumidas cuentas lo que decia era que habra que ver como luce despues de 6 meses

sirako said...

pero esos cosos son ruquísimos!! el magnate sos vos!!!

acomedido que es acomedida ;) said...

No he parado de reir y de gozar con tus letras, pero quiero reclamar que ayer vine temprano y no encontré nada!ya me pas0 os veces seguidas

gracias por el tour!

blogs méxico sabra de esto!

Anonymous said...

me gustabas mas antes de tu egoteca
no se por que se te ocurrio empezar a tomarte fotos

Tamara Blue said...

Que bien suena eso de los músculos-esa-cosa

Sad Cecile said...

¡Gonnnnnnnnnzzzzzzzzz!
Se te olvidó mencionar que cuando el Metrito tiene a bien frenarse (o sea, cuando llega a la estación), cómo se demuestra el cariño de unos hacia otros... sobre todo con el que va pegado a la puerta...
Besotes

gandalf said...

Chale! me he dado cuenta de que ya tiene un chingo que no me subo al metrónomo....debo ir a conocer esos fascinantes vagones que se ven rete modernotes.... sin duda iré....

saludos otra ves..!!

ikktus said...

los asientos son igual de plateados que los dientes de la señora que me dió catecismo allá por los años de la inocencia cuando lo que importaba era jugar.

¿y la fiesta? ¿será en el metro?

Rubén said...

Jajajaja jajaja muy buen post compa. Pero te dejo comentario en el de aca arriba.