Wednesday, November 29, 2006

Otra vez mi credencial

Tengo dos credenciales de estudiante. La primera me corresponde por derecho sagrado como un alumno de la UNAM que ha dado la vida entera en sus aulas, se ha quemado las pestañas por su causa, ha comido en sus inmundas cafeterías y posadose ha en sus también inmundos baños. La segunda la obtuve de mala y alevosa manera, por pura vanidad y flojera de buscar la primera que andaba perdida en lo profundo y negro de mi mochila.

Pero la vida me castigó haciendo que su resistente material, que igual sirve como regla para hacer el margen derechito y diseñar planos en arquitectura, que para abrir puertas y sacar la comida de entre los dientes de aquellos cochinos sin un palillo a la mano, cediera y se partiera para dejarme como al principio, con una credencial perdida y otra rota.

Si fuera Doogie Howser o Carrie Bradshaw, al final del capítulo y sentado frente a la computadora, pensaría que la moraleja de la historia es que uno sólo tiene lo que le corresponde. Aunque si fuera Carrie también pensaría que eso tiene que ver con el clítoris o el pene o los zapatos de tacón y estaría encuerado en la cama de algún papanatas escribiendo y pensando en ir y contárselo a las chicas. Si fuera Doogie Howser, también.

¡Pero chicas! me he desviado del tema, porque el chiste es que sólo tengo una credencial buena y el otro día tuve que ir a uno de esos edificios pulgosos en los que te piden identificación y te dan un gafetito para entrar. No me juzguen, no es mi culpa ser pobre y tener que ayudarme dando masajes terapéuticos -no sexo- de nueve a seis y masajes terapéuticos -sí sexo- de siete en adelante. Bueno ya, no es cierto. Sólo hasta lo del edificio pulgoso.

El caso es que sensual y despistado como soy, me salí con el gafete puesto y dejé mi identificación con el vigilante y gafetero del edificio. Y cada que paso por ahí me digo que debo recordarlo, pero siempre lo olvido. Y es día en que sigo con un gafete cucho que dice VISITANTE 004 - PISO TRES, en lugar de mi nombre tan bonito y sonoro y la foto de cuando me dio varicela.


Me pregunto si hacen descuento con gafete de visitante.

Monday, November 27, 2006

Que no sea en efectivo.


¿Cuántas bolas son blancas y cúantas son negras? Quien acierte ganará mis favores y simpatía, además de un premio, el cual deberá ser sugerido por vosotros mismos.

alma

upfrwc

Thursday, November 23, 2006

Perdónanos Diosito

Sin duda se ha cansado de nuestro pecaminoso proceder y manda heladas, ranas y langostas para que escarmentemos. Y hace tanto frío, que no puedo escribir en el teclado porque no siento los dedos y no le atino a las teclas. Ya intenté con la nariz, pero tampoco la siento. Tampoco puedo hacerlo a mano así que no esperen románticas misivas de mi parte. No lo van a creer, pero juro que mi pobre gato saca vaporcito del hocico cada que maulla implorando que lo cargue en mi tibio regazo.

Lo cual resulta imposible, porque sucede que mi ropa más caliente, es también la más elegante. Así que mejor voy a esperar a que den las seis y le voy a comprar un atole y una torta de tamal. Y mientras estoy aquí de madrugada vestido como para cena de año nuevo, porque los harapos que uso de diario nomás no me calientan, con un gato que me grita que lo cargue y unos dedos que aunque bellos, se resisten a escribir.

Traigo puesto hasta un abrigo de cuero. Y eso de andar vestido de cuero en interiores es propio de sadomasoquistas y leatherfans. Lo que me recuerda que en esta época de fríos, tal vez debo reconsiderar alguna de las puercas propuestas que he rechazado, porque me vendría bien alguien muy caliente a mi alrededor. Tan caliente como el radiador de Susanita, la que tiene un ratón.

Suplícote Padre Nuestro que estás en los cielos, que si esto es una represalia contra esta ciudad del pecado por permitir el derroche y la cohabitación de iguales con fines puramente sodómicos, reconsideres la pena porque este frío es sólo un círculo vicioso, pues tú que todo lo sabes, podrás decirme si no es el mejor pretexto para arrimársele al compadre. Anda Diosito escúchame, sabes que yo soy tu consentido y no el pelmazo ese del Andrés.

Sunt enim Hebræorum mysteria, simillima mysterijs Ægyptiorum.

Tuesday, November 21, 2006

Hora metro

No conforme con la fragante violación a toda regla de urbanidad y buenas maneras, y como si la intromisión en la vida del pasajero de junto y la lectura del pasquín ajeno no resultaran costumbres harto engorrosas, siento la imperiosa y compulsiva necesidad de tomarles una foto. Pero es que como la gente pasa tanto tiempo en el metro y a los mexicanos no se nos da eso de la ociosidad, buscamos una cosa decente y cristiana en que entretenernos.

Vestida de rosa toda ella, con una mochila rosa y apoyada en una también rosa libreta, ésta chica escribía para su novio una carta que dejaba pálido el color de su vestimenta por el tono extra rosa amelcochado que impregnaba en sus letras. Las que por si fuera poco remarcaba con tonos pastel para provocar en su novio el tan anhelado coma diabético emocional. Acopio de autocontrol ninja tuve que hacer para no arrebatar su misiva, corregir las faltas de ortografía y escribir dos o tres cositas puercas que le ganaran el corazón del susodicho y no lo hicieran huír de pánico y horror al compromiso, como seguramente hizo.

Conforme los años pasan las mujeres se dan cuenta que los hombres no somos buena inversión y dedican las horas metro a cosas más terapéuticas y productivas. El corazón le dice a cada una en que ocupar esos ratos. Unas bordan, otras escriben, otros tortean y otras son torteadas. Y yo vengo y les cuento. Tal vez debo encontrar alguna bonita actividad manual para quitarme esta costumbre ociosa de andar de fijado y criticón.

Foamy, ahí te voy.

Angelic Language

Friday, November 17, 2006

Reincide mamá cafre

Costumbre muy fea sin duda es esa la de andar hurgando en la lectura ajena cuando se viaja en transporte colectivo. No es seña de buena cuna. Pero deberán disculparme pues siempre lo hago, porque a falta de mis propios libros por llevar la mochila llena de piedras, tengo que inmiscuírme en la lectura del de junto para pasar el rato en el camión. Y a fin de cuentas ¿en qué les afecta que lea tantito, si de cualquier forma tardan horas en leer un articulito y para cuando acabaron la página yo ya estoy leyendo las cosas de algún otro pasajero?

Por si fuera poco, tengo un blog en el cual desahogo mis penas y mi obligación es sufrir mucho o estar bien informado. Y vengo prefiriendo esto último por resultar menos malo para la calvicie por tensión y el cancer, que ya ven que dicen que da por mucho sufrir. ¿Además de qué otra forma me enteraría de cosas tan importantes como eso de la reincidencia de la desalmada mamá cafre que azota las calles de la ciudad? Lo malo es que la nota era tan simple, que no averigüe gran cosa, sólo que el pequeño Brandon Alexis no había llegado a clases porque la sanguinaria mamá cafre lo había atropellado junto con su mamá que no era cafre pero si muy poco precavida. Porque para cada mamá cafre, hay una mamá bartola que no se fija al cruzar.

Tal vez la mamá cafre sólo atropella a aquellos que realizan atropellos en contra del buen gusto y se sintió agredida por eso de Brandon Alexis. No me malinterpreten, de ninguna manera quiero implicar que merezcan la machucada, pero cómo es posible que ni siquiera haya previsto ponerle el nombre de un santito al cual encomendarse, como Brandon de Jesús o Alexis Tadeo, tenían que ser esos nombres que ni en el santoral aparecen. Ayudemos a esta pobre familia en desgracia. Y no me refiero a la atropellada, pensemos juntos en un nuevo nombre para Brandon Alexis, de preferencia y para cumplir el gusto Beverlyhillsnoventadoscientosdiecesco de la mamá, que lleve uno de sus nombres. Pero no es indispensable.


Sugieran

ל ה ח

Forget thyself

Wednesday, November 15, 2006

Alguien explíqueme

Nunca he entendido la fascinación de la gente por los autografos. No acabo de comprender para qué sirve tener unos rayones indescifrables y entregados de mala gana en una servilleta embarrada de mole. Y si los autografos son cosa ridícula, las fotos-con-celebridad no tienen par en la galería del absurdo.

¿Para qué quieres una foto con tu actor favorito, si él ni siquiera sabe que existes o está muy borracho y ocupado tocando los bongos?

¿Quién es más patético, Matthew, el chistosito de los vasos, o el menso que está leyendo y pensando en venir a corregirme por el uso incorrecto de la palabra "patético"?

Si eso es triste, qué tal cuando tú sonríes emocionado a la cámara y la celebridad en cuestión mira para otro lado, o peor aún, te observa con una mezcla de miedo y repugnancia.

Pero nada como pasar tantas vergüenzas por una foto con tu estrella favorita y que él ya esté tan viejito, que resulte igual si es Paul McCartney o Eulalio González Piporro, pues su estado de decrepitud transforma tu foto-con-celebridad, en foto-con-abuelito-X.


¿Quién es ese celebre viejillo con el gordo risueño?

Filius philosophorum

Monday, November 13, 2006

Marco

Hola, yo no soy Troy McClure y creo que eso de citar capítulos de Los Simpson es la cosa más nerd y desesperada a la que un bloguero puede recurrir. Pero tal vez recuerden el episodio aquel en que Bart enloquece por el Ritalín, roba un tanque y frente a todo el horrorizado pueblo, destruye la escuela y la iglesia. Y que para desgracia de Homero, culmina su labor destructiva aplastando la tienda de marcos. Sí, los marcos para las fotos ¿entienden? A nadie le importan los marcos, sólo a Homero. Guaca, guaca, guaca.

Bueno, todo esto fue sólo una introducción para contarles la historia de aquel aciago día. Corría el año de 19-tiquiri-3, debíamos decir tiquiri por que ese Hitler había robado los números nones. Era día de la amistad y en la escuela se había organizado un intercambio con limite de hasta tiquiri-cinco pesos. Lamentablemente era demasiado joven y hermoso para comprar el regalo y debía recurrir a la amorosa guía paterna. Emocionado corrí a la tienda y me encontraba indeciso entre dulces, discos y chocolates, cuando llegó mamá con el que para ella sería el regalo perfecto para el niño, para la niña. Un marco.

Frente a mi desencajada expresión de asombro, ella argumentó que ese era el mejor presente y que cualquiera lo apreciaría por el resto de su vida, porque en él podría poner la foto que quisiera y le sería útil, a diferencia de todas esas cochinadas que seguramente regalarían todos los demás. En ese momento entendí que tendrían que pasar muchos años para comprender la profunda sabiduría de mamá. Tiquiri-tres años y contando.

Evidentemente la chica que recibió el exclusivo y finísimo marco ribeteado en cuero me detestó y seguro que no me olvida, pues cada vez que le preguntan en un chismografo ¿Cuál fue tu peor regalo de intercambio? una lagrima corre por su mejilla y escupe en mi fotografía, que guarda en ese bonito marco junto a otra del tatuaje que hizo en su brazo con mi nombre y en el que con letras rojas en latín, jura vengarse.

Aquí había un trailer

Pero ya lo quité, porque Youtube se descompuso y cuando funciona ataranta mi blog, además la 20th solo me dio 4 millones de dolares, que equivalen a dos días de publicidad. Y un anuncio de cortesía. Vayan a ver Los Simpson en 2-D. 27 junio 2007. Hollywood, La Raza y varios más. Ya.
Hic lapis exilis extat precio quoque vilis Spernitur a stultis, amatur plus ab edoctis

Friday, November 10, 2006

Bailando por la Sociedad de Convivencia de tus Sueños

Siempre me sentí angustiado y pesaroso al pensar en el negro destino que aguardaba a Viruta y Capulina. Pasaba las noches preguntándome que harían el día que uno faltara y como lidiarían con la nostalgia. Pero sobre todo con esas apuraciones que aquejan a una persona sola. Me escandalicé al saber que el gobierno no les ofrecía garantías y palidecí al enterarme de que el pobre Capulina no era libre de heredar siquiera su sombrero con hoyo a Viruta en caso de muerte súbita.

Pero más palidecí cuando supe que ya se habían separado y que Viruta ya hasta se había muerto. Y también Pedro Infante. Y Jorge Negrete. Y que todas esas horas de humorismo blanco y sana diversión eran producto de la magia de la eterna repetición en el Canal de las Estrellas. Y yo que pensé que todo era en vivo. Afortunadamente ahora que los clonen y los pongan a trabajar, las sociedad será más amable con su circunstancia y no tendrán que separarse nunca.

Sucede que ayer por la tarde, en medio de tremendo debate entre la gente decente y católica y los cochinos perredistas insurrectos y sodomitas, se aprobó por fin la ley de Sociedades de Convivencia. La gente buena y sensata del PAN hizo todo lo posible por evitarlo, pero parece que las señales del apocalipsis se manifiestan entre nosotros y el pecado tomó el control de la Cámara.

Pero esperen, no se apresuren con las imágenes mentales de Capulina entregándose a los vicios y placeres de Sodoma o fustigando a Viruta con un látigo, la nueva ley protege a las parejas aunque nomás sean amiguitos o comparsas, no es necesario que se den besos y entreguen sus cuerpos a una vorágine de pecado y perdición. Aunque sería recomendable para cimentar la relación.



Brindo en este día por Beto y Enrique, Mortadelo y Filemón, Starsky y Hutch, Chandler y Joey, el Cardenal Norberto y su Capellán y todas esas parejas que hasta hoy vivieron desamparadas y que de ahora en adelante podrán amarse, respetarse y pedirse pensión alimenticia.

Lapsit exillas

Wednesday, November 08, 2006

Yo tengo clase

Disculpen ustedes la ausencia de texto en el post anterior, pero es que no he aprendido la lección y se me volvió a perder lo que había escrito en uno de esos supiritacos que le dan a blogger cada vez más seguido. Y después del consabido entripado, sólo me quedó tiempo de subir la foto del señor que se exprime los barros en plena calle.

Al cual por cierto respeto, pero sugiero realice tan gozosa actividad en la intimidad de su hogar y al cobijo de los suyos, porque se va a ganar una infección y el escarnio de la sociedad, que lo catalogará como ese que se revienta los barros en el arrabal. Mírese en el espejo de las prostitutas, tan vilipendiadas ellas por hacer pública su intimidad.

Pero en fin, lo que hoy me ocupa son otros asuntos, y es que me he dado cuenta que en Ciudad Universitaria se dan clases para las más extrañas curiosidades. El otro día escuché a unas educandas que decían que los lunes tenían clase de "Vacas Lecheras" y los miércoles tenían "Perro". Lo cual me dejó con la cabeza llena de horribles conjeturas y elucubraciones. Alguien por favor explíqueme. Y para acabar me topé con un letrero que me sacó de mis casillas.

Y es que yo no soy un experto ni mucho menos, pero tenía entendido que los alebrijes eran la creación de un artesano en particular, un señor que aún vive, se llama Pedro y se apellida Linares López. Que además son el producto de sus muy personales delirios y alucinaciones. Y que hasta el nombrecito le vino en uno de esos viajes, cuando los monstruos estos le jalaban las patas y le gritaban ¡¡¡AlebrijeEeeEEeee!!!

Entonces no entiendo porque el afán de llamar así a cualquier torta de engrudo y papel maché. En ese caso mañana empiezo a dar un curso de cerámica y en mi letrero pongo "Clases de dinastía Ming" y luego uno de repujado titulado como "Clases de Benvenuto Cellini" Y el de pintura se llamará "Clases de Mona Lisa" con una variante más económica de "Clases de Payasito con Lágrima Escurriendo por Mejilla"

Por cierto, ya que estamos recordando lo rebonita que es la artesanía, cada vez que escucho eso de las "bombas artesanales" que explotaron en la ciudad, me las imagino todas forradas de papel de china rizado, con forma de mula y dos kilos de engrudo, que además están llenas de confetti y serpentinas y cacahuates humedos cual piñata. Díganme que así son.

Shekhinah

שכינה

Monday, November 06, 2006

Amor es...



Ser reportero vial y exprimirse los barros en medio de una vialidá.

Friday, November 03, 2006

A eso fui

Y volviendo a la discusión filosófica y los temas profundos e importantes en la vida, todos sabemos que la principal causa de infelicidad y desdicha en el mundo es tener unos labios pachichos y faltos de sensualidad. Afortunadamente, la ciencia que nos ha llevado a la Luna y nuestros corazones ha llenado de orgullo, puede hoy también rellenarnos de cosas menos abstractas y más apachurrables, que dotarán nuestras bocas insípidas como un buzón, con la voluptuosidad que la naturaleza les negó.

Miren nada más a esta desdichada sin labios y sin ilusiones.



Y vean el cambio que un poquito de relleno hace por ella. Sientan su felicidad expresada en una boca de molleja. Es una ganadora.

Pero si estos tradicionales métodos parecen efectivos, esperen a ver mi técnica revolucionaria:

Boca sin gracia, labios resecos y pellejudos, que con la ayuda de mi método infalible adquieren:



¡Sensualidad explosiva!

Y por favor, no acepten imitaciones

Este sistema ha sido perfeccionado con años de práctica y estudio .

Wednesday, November 01, 2006

Me la bañé

Así dice la gente en Monterrey cuando le pasa algo malo. O bueno. O regular. O cuando literalmente se la bañan. Aunque todavía no entiendo a cabalidad qué cosa es lo que se bañan, pero haciendo cuentas y pensando en que casi todo en el cuerpo humano viene en pares como las manos, orejas y glándulas sexuales, las posibilidades se reducen dramáticamente y sólo pueden hablar de bañarse la boca, la nariz o la esa otra cosa que viene sola. Y me refiero a la cabeza, partida de puercos.

Es la interjección por excelencia y puede ser usada en particulares formas gramáticales y en primera, segunda o quincuagésimonovena persona.

¡Ahhh, te la bañaste!
¡Ahhh, se la bañan!
¡Ahhh, me la bañé!

El "Ahhh" es siempre opcional y sujeto a la interpretación personal. Por cierto, yo me la bañé ahí:



Me tocó la Suite Chilanga, en la cual todo está cuidadosamente diseñado para adaptarse a nuestra discapacidad. Por ejemplo:


Los números en el teléfono están de puro adorno y si se te ofrece algo aprietas unos botones con dibujitos hechos a imagen y semejanza de los de la linea 2 del metro, Indios Verdes-Universidad. Nada más que aquí hay estaciones "Ama de llaves" y "Servicio al cuarto".


El cielo se despejó al fin y descubrió la impresionante Sierra, que como dicen los regios está con Madre, Oriental en este caso. Pero no daba con el Cerro de la Silla, y después de mucho preguntar y quedar como un completo pelmazo, resultó que estaba junto a mi hotel. Y es que sabrá Dios a qué genio del urbanismo se le ocurrió levantar un inmundo edificio de Alestra bloqueando la vista del Cerro. Se la bañaron. Tuve que irme a parar a un puente para tomar esa foto. Urge reubicar ese edificio. Mi hotel es la cosa naranja de junto.

Eterno enamorado de la belleza y el uso armónico de la zona aurea, tomé la foto de algo que me cautivó en el elevador.


Vasha, quién lo diría, pero si soy sho.

El caso es que ya regresé y amé absolutamente todo lo que vi en Monterrey, sobre todo su gente amable, calida, amorosa y que me demostró que eso de que los regiomontanos son codos es puro cuento. Nunca olvidaré a una estudiante-chef que me convidó de su tarea en plena calle, ni a un tal Saúl de Reynosa que mandó al barman para invitarme lo que yo quisiera, como lo quisiera y por donde lo quisiera. Bueno, eso si me vendría bien olvidarlo. Tampoco a la gente increíble con la que trabajé. Pero esos son chilangos.

Gracias Monterrey.