Friday, July 28, 2006

Placer espiritual cochinos!

No me gusta que me agarre el amanecer haciendo la tarea. Me cae gordo que estoy yo muy tranquilo de noche y de pronto empiezan los inmundos pajarillos a cantar y el sol a colarse por mi ventana. Me gusta cuando me atrapa en la calle o haciendo algo interesante, cuando veo el amanecer reflejandose en los edificios y el cielo cambiando de color y la gente desmañanada y recien bañada como pollos mojados todos friolentos y oliendo a que acaban de salir de su camita caliente y el vapor de la regadera. Y yo mientras tratando de disimular el olor a fiesta y pecado en mi cuerpo, fingiendo que también me dirijo a una jornada más de fecundo y creador trabajo.

Pero eso de que me agarre encerrado entre las cinco paredes de mi cuarto haciendo tarea que me molesta por el único hecho de ser tarea y que además encuentro imposible terminar por mi propensión a distraerme con cualquier cosa y mi propensión a venir a hacer posts contando como me distraigo con cualquier cosa, no es cosa buena y agradable. Lo malo es que eso me ha pasado todos los últimos días. No es justo.

Entre mis distracciones descubrí algunas curiosidades. Les cuento que tengo una bonita relación con Bill Gates. No sentimental, no sean puercos, sino de mutuo interés. El tipo de relación que sólo se da entre tiranos, magnates, sátrapas y gente muy enfermita de poder. La que sólo se podría dar entre el hombre más rico y poderoso del mundo y yo. Tons hace unos meses me mandó el mentado Windows Live Mail para ver que me parecía. Y hasta ahora me ha parecido bastante malo y confuso de manejar, lo único bueno es que le puedes cambiar el color al fondo y al messenger. Pero eso es cosa de niñas, andarle cambiando la ropita al messenger como a la Barbie. Me quedo con mi casa Blogger y su hermano Gmail.

Pero agarrense, hace rato encontré que entre sus funciones tiene avisar sobre quienes entre tus contactos han actualizado su MSN space. Y descubrí horrorizado que un montón de mis conocidos tiene uno. Con lo feos que son. Hasta unos primos tienen el suyo. No lo podía creer. Yo aquí exclusivo de Blogger y mis parientes metidos en esas cochinadas. Y es que yo no ando contando en familia acerca de mi blog, ni invitando a mis primitos para que vengan a comentar y hacer montón, después de todo no quiero que se enteren de mis intimidades y de que me gano la vida vendiendo placer, están muy chicos, para qué.

Y también me enteré que en un foro español habían tomado uno de mis posts crípticos, pero ni entendí para qué, así que no sé si me van a mandar regalías o van a dejar que Dios me lo pague como siempre. Si alguien sabe explíqueme.

מבה

Wednesday, July 26, 2006

Desde la misma computadora, pero remendada

Tengo que acabar pronto una obscena cantidad de trabajos y no pensaba entregarlos mecanografiados en una maquina de escribir olivetti, aún y cuando lo retro y vintage esté de moda. Por eso, haciendo uso de todo tipo de artimañas y trucos que han transformado esta computadora en un monstruo a punto de estallar, tuve que arreglarla con mis propias manos que están limpias de pecado, pero no por eso andan tirando piedras. Bueno, no se arregló pero por lo menos puedo escribir y entrar a internet hasta que se le ocurra volverse loca de nuevo.

No recurrí a nadie para la compostura, porque no quería caer en manos de un malandrín que aprovechandose de mi ignorancia sobre el servicio y reparación de computadoras y electrodomésticos, inventara mil padecimientos y me cobrara refacciones, hojalatería y pintura. Es lo malo de no saber hacer de todo, por eso cuando vas al mecánico te endilgan autopartes y cosas que no pediste y en el doctor te inventan acháques y apéndices y cálculos para sacarte. Y cómo discutir con el médico y el del taller, si ellos saben.

Lo ideal sería emparentar con alguien de cada oficio para tener gente de confianza que sepa de plomería y mecánica, pero como los plomeros y mecánicos son hombres rudos que gustan de usar pantalón a la cadera y enseñar la raya, no tienen mucho éxito con las chicas. Y los niños prefieren papás que sean bomberos y policías. Creo que mejor sería alguien que supiera de todo y fuera milusos, que igual pudiera arreglar el coche, destapar el caño, cortarte el pelo y recetar antihistaminicos. Y cocinar.

Y arreglar computadoras. Y hacer la tarea. Y resolver misterios. Y llevar a pasear. Y dar masaje terapéutico. Y sensual.

Nada que no haga yo

Lost in the would

Saturday, July 22, 2006

Rapidín

Antes que nada quiero agradecer profundamente sus muestras de solidaridad y propuestas de fideicomiso para la adquisición de una nueva computadora, me conmueven y obligan a buscar solución, pero esperemos, tengo confianza en que las infinitas y todopoderosas leyes universales pronto harán justicia y me entregarán el poder absoluto, fortuna desmedida, control sobre la raza humana y computadora nueva o de medio uso que merezco y necesito.

Sí acaso tardara, abriré aquella cuenta que me sugieren y un servicio hotline y de mensajitos de celular con tips para mantener encendida la llama de la pasión y consejos para guardar la linea, además de un grupo de chicos encabezados por un servidor y llamados "Los colegiales del placer" ansiosos por contarte todos sus secretos y conocer tus más locas fantasías.

Por otro lado, confieso que escribo esto desde una computadora que me es ajena y desde una casa que lo es también, aprovechando que la gente decente duerme a estas horas y que el efecto del cloroformo que puse en su aire acondicionado durará un poco más. Pero no debo abusar de mi suerte, si acaso despierta alguien el encuentro sería muy incomodo. Como ver a Santa Claus, pero peor.


Gracias de nuevo

Someone to watch over me

Wednesday, July 19, 2006

Belleza mexicana

.
La más pura imágen de la naturaleza en todo su esplendor. Cuanto de ello pueda ser capturado en un florero. Y es que como estoy de vacaciones y mi viaje a Dubai está retrasado por el conflicto en Medio Oriente, tendré que variar mi habitual cacería de personajes en el metro, a una más íntima desde los rincones de mi agridulce hogar.

Todo además desde un café internet desde el que vengo madrugador a hacer la tarea atrasada, porque todavía no me llega la computadora nueva que sé alguien pronto me regalará o por lo menos me intercambiará en algún tipo de trueque de fluídos mal visto ante los ojos de la sociedad.

Pero todo comenzó por la belleza de las azucenas. Pues resulta que así como las ven de bonitas y esplendorosas, apestan refeo a panteón. Sucede que las azucenas son unas flores bulbosas de bella y embriagante fragancia. Pero a alguien se le ocurrió enjaretarme la variedad maloliente de la familia y desde que llegaron vivo angustiado porque no hallo si algo se está quemando o alguien se está muriendo o es que olvidaron perfumar y tirar las perlas a la porqueriza.

Todos los días espero que estén marchitas y listas para el basurero, pero son tan resistentes como apestosas y parecen inmortales las muy desgraciadas. Y no es cosa de cambiarles el agua, que ya lo he intentado, se las he cambiado hasta por agua de jamaica, pero ha sido inutil, siguen tan frescas y tan pestilentes como el primer día. Y yo sin una computadora buena desde la cual quejarme seguido como debe ser.


Ya me voy, antes de que me hagan socio del café internet.

There's a somebody I'm longing to see

Saturday, July 15, 2006

Salvadme

Tal vez recuerden que Satanás metió un virus a mi ya de por si roñosa y harto repelona computadora, que hacía que diabolicamente se prendiera y apagara sola mientras yo andaba con su hijo de la mano. Pues sucede que ese virus ya la dejó inservible y se ha transformado en un gran pisapapeles o una lamparota que para poca cosa me sirve.

Tons ahora me veo en la penosísima necesidad de recurrir a un café internet, cosa harto asquerosa porque yo sé que estas teclas desde las que hoy escribo, tienen una textura chistosa por toda la gente cochina que ha pasado sus dedos pegosteosos de fluídos y sudorosos por la lujuria que los consume mientras visitan el chat caliente y páginas que no me atrevo a nombrar por la pureza y castidad de mis manos, pero más que nada, por su salud mental queridos lectores.

Definitivamente eso de la pobreza y compartir computadora no es lo mío, necesito mi espacio en el que puedo escribir al amparo de la oscuridad y vestido de mariachi o encuerado si así me place. Esto es sin duda obra del diablo, que quiere tentarme y me obliga a pasar apuraciones para hacer flaquear a mi espíritu inquebrantable, pero no lo logrará, venceré a las fuerzas del mal y acabaré con las intenciones tiránicas y de dominación del Anticristo, no permitiré que se apodere del mundo. Esa es mi función.

Así que ruego a todos ustedes prendan una veladora por mi alma inmortal y la pronta recuperación de mi computadora o mejor aún, por que la Divina Providencia me ponga en el camino de un alma caritativa que me provea de una nueva y más potente, de la cual pueda postear tres veces al día como siempre he querido, pero las privaciones propias de vivir en un orfelinato y compartir con tanto niño abandonado me han impedido. Ah, y también para hacer la tarea.

Si no, por lo menos dejen la oración de su preferencia, que a fuerza de comments, se irá haciendo un rosario que sin duda ayudará a exorcizar a mi computadora, cuyo monitor en este momento gira y vomita verde mientras repite frases en arameo que yo entiendo, pero no traduciré por respeto a las madres que están leyendo. Ya, guácala. O rezan o se cooperan, no soporto estar en un café internet. Atrás de mi hay chamacos jugando y chateando y haciendo uso indebido y licencioso de la web cam. Huyo.

No sé cuando podré volver a postear, si su oración es fuerte y fervorosa, seguramente pronto, pero si dudan, pus no.

Thursday, July 13, 2006

Doppelganger

Tuve un sueño muy raro que pongo a su consideración para su interpretación psicológica, esotérica y macroeconómica. Ya saben que casi ni duermo, pero hace rato me eché un pistito y soñé que era el día de la llegada del Anticristo. Y ahí tienen que este era un niñito como de tres años pero con cara de señor y hasta bigotes. Feo pues. Bueno chistoso, ya ven que dicen que no hay niño feo. Y resulta que yo lo llevaba de la mano y no lo podía soltar porque entonces todas esas desgracias de las que amenaza con su venida se desatarían. Hartos destrozos pues.

Pero no hallaba que hacer con el pequeño diablillo y andabamos caminando por algo así como Coyoacán, en una zona de bosque con barda, en la cual había graffitis en contra del Anticristo y letreros de Viva Cristo Rey como de Guerra Cristera. Yo por si las moscas, repegaba al chamaco contra los Cristos Reyes a ver si se retorcía o echaba espuma verde por la boca pero nomás nada. Y además era muy calladito, no me contaba nada y había un silencio muy incomodo entre nosotros.

Era de día y las calles estaban muy solas. Para colmo tenía que apretarlo de la mano pues en lugar de caminar normal como buen cristiano, flotaba a unos centimetros del suelo, como queriendo impresionarme o emprender la graciosa huída. Y no lo podía dejar escapar. Aunque ya me estaba aburriendo de detenerlo. Lo peor del caso es que a nadie parecía importarle ni se ofrecía a ayudarme con el bebé cara de señor. Entonces llegaba a una esquina y lo levantaba para ver si es que así lo veían. Y cuando por fin lo miraban todos gritaban horrorizados. Y me desperté.

Y no es que tuviera miedo, ya soy niño grande y nada me asusta. Pero es que andar de la mano con el Anticristo no es poca cosa, así que cuando escuché tras de mi la computadora funcionando me sentí aliviado. Seguramente eran mis hermanos revisando mis correos privados o tratando de ingresar a mi cuenta de cheques. Por lo menos podría contar a alguien mi sueño. Pero cuando me levanté, en la computadora no había nadie, era sólo un virus o spyware o algo así, que hacía que se prendiera y apagara sola.

Y esto viene al caso, pues casualmente una amable visitante y lectora cuyo nombre no revelaré por si acaso quiere proteger su anonimato, me escribió para contar de un curioso sueño en el que me le aparecía y le contaba mi post en vivo y a todo color "ahora el blog viene a tu casa" decía yo en el sueño. No se asusten, es sólo que estoy tratando de llegar más lejos con la gira y aprovecho mis poderes de desdoblamiento y viaje astral para visitarlos a todos, así que si acaso no comento en sus blogs, tal vez me sea más fácil visitarlos en sueños.



Espérenme.

Prometo no llevar a nadie de la mano

de cualquier forma, encomiéndense o conserven un crucifijo junto a su cabecera. Asi además no chuparé su sangre y juventud.

Ni de noche ni de día

Monday, July 10, 2006

Saborizantes naturales y artificiales

Entre las tierras del antiguo Reino de Aventura, hoy llamado Six Flags y yo, existe desde hace tiempo un pleito irreconciliable. Hace poco más de un año, cuando era joven e inocente, no tenía blog, malicia, ni amarguras en el corazón y mientras era despiadadamente centrifugado en uno de sus muchos juegos mecánicos, robaron mi querido celular, junto con mi mochila, mi dinero y mi confianza en la humanidad.

Desde entonces no había vuelto. Pero entonces, Odette cisne negro, volvió de su exilio estudiantil y me invitó a festejar su regreso en tan aciago lugar. Así que decidí cerrar un ciclo y volver ahora que ya no dependo de celulares ni cosa por el estilo. Siempre que estoy en un parque así, me pregunto a quién se le ocurre inventar o qué carrera se estudia para hacer esas máquinas de tortura-light en las que la gente se sube a ser zarandeada, centrifugada y policontundida.

Estoy seguro de que si bajando de las montañas rusas y tiovivos, se hicieran un chequeo médico, todos tendrían traumatismo craneoencefálico y la cabeza llena de coagulos. Quiero cita con mi neurologo. Debemos pensar que no somos tierra de premios Nóbel y si aparte nos acabamos a golpes las pocas neuronas buenas que el smog y la triquina de los tacos callejeros dejan, no vamos a llegar a ningún lado. Además ya subido recuerdo que en mi vida hay suficientes emociones como para buscar los golpes nomás por diversión.

Al día siguiente fui al centro y al salir del metro Zócalo, fui envuelto por una turba enardecida que gritaba ¡Obrador! ¡Obrador! ¡Obrador! Ansioso de amor y aceptación, me uní al contingente, que antes que inspirar miedo, me hacía sentir cómodo y protegido. Estaba en medio de una manifestación y me propuse vivirla intensamente. Al salir, el aire olía a la mierda de unos baños portátiles reventados cuyo fétido contenido corría en arroyuelos verdosos por las banquetas frente a la catedral.

Pensé encontrar a los acostumbrados protagonistas de este tipo de eventos, campesinos acarreados, estudiantes mugrosos ávidos de revolución como un servidor y sindicalistas afectos a las tortas y refrescos gratis, pero grande fue mi sorpresa al toparme con pura gente decente, familias, niños, parejas, jovenes, ancianos, pobres, ricos, señoras encopetadas, chicas de trencitas y quien no se peinó como yo. Nunca había estado en una manifestación tan grande y sobre todo tan rica en personajes y matices humanos.

A pesar de los ríos de mierda corriendo bajo nosotros, me sentí muy feliz y recordé cuanto quiero a mi ciudad y su gente. Y me supe afortunado de poder contrastar entre la emoción artificial de los juegos mecánicos y una real surgida del contacto con tanta gente tan diversa, pero fuertemente unida a pesar de sus diferencias. Mi corazón volvió a latir y algo de mi perdida confianza en la humanidad me fue devuelto.

continuará?

Yo no nací para amar

Nací para que me amen. AtásquenseN

Friday, July 07, 2006

Ricitos de oro y las tres escrutadoras

Ya me acordé. Lo que les tenía que contar es que fui a votar. Todo mexicano consciente de su deber ciudadano, madrugó y en ayunas salió este domingo a ejercer su derecho y obligación. Yo no, se me hizo tarde y llegué ya que las urnas estaban rebozantes de votos. Me tocó en el kinder Miguelito. Yo no sé porque les gusta eso de la toma violenta de jardines de niños para hacerlos casilla electoral. Luego se quejan de que los chamacos ya de viejos, secuestren salones y cubículos en la Facultad.

Cuando llegué, todo mundo apoltronado en las pequeñas instalaciones, echándole el ojo al carrusel y la resbaladilla, esperando ansiosos que acabara la jornada electoral para ponerse a jugar. Y las escrutadoras gordas sentadas en las micro sillitas rosas pensadas sólo para la gente pequeña, rechinándolas y haciéndolas guangas para que el lunes los niños se preguntaran ¿Quién se ha sentado en mi silla?

Estas ocasiones son propicias para conocer al vecino ese que siempre ves pero no conoces en persona. Digo en persona, porque te sabes su vida y obra gracias a las vecinas chismosas tan feas ellas, pero tan buenas para promover los usos y costumbres y que en esta epoca de lavadoras, no se pierda la bonita tradición del chisme de lavadero.

Una vecina era observadora. No sé como se llama, pero una vez sin querer queriendo, no vayan a creer que a mí me gusta el chisme, escuché que otra vecina que por cierto tiene una hija muy guapa pero muy descocada que salió con su domingo siete y un par de hijos holgazanes que ni estudian, ni trabajan, ni hacen nada de su vida, le llamaba "la dormidita". Vayan ustedes a saber porqué.

El chiste es que entré y "la dormidita" trataba de ayudarme y guiarme en el proceso pero yo nomás no le entendía nada de lo que me decía:

Bienmfghd agasigasión desderutkdlou elección

Y yo trataba de ser amable, pues no quería que pensara que me burlaba de ella o de su condición de dormidita, así que con todo cariño le daba el avión.

Ehgfajodegej jopebnidjo iiyoeñl color

Pero al mismo tiempo pensaba que por andarme haciendo menso me iba a confundir y mi voto no sería válido. Creo que "la dormidita" es más despierta de lo que todos creen, porque resultó era observadora del PRI y su táctica fue atarantar al electorado para que votara por Madrazo.

Y les contaba de mi poca experiencia en carteras y cargando credenciales, porque resulta que cuando llegué partiendo plaza, cortando la respiración del público a mi paso, haciendo girar cabezas con mi personalidad arrolladora y una vez que toda la atención estaba sobre mí y tenía en vilo al kinder Miguelito y su concurrencia, todo gallardo y seguro de mí, busqué en el bolsillo del pantalón y entregué en la mano de la funcionaria de casilla, mi tarjeta del Metrobús.

Es que en la bolsa se siente casi igual que la credencial de elector. Lo peor es que la funcionaria la vio por un lado y por el otro como buscándole la foto. Será que es tan rica que nunca había visto una y se le hizo una curiosidad. Tanto la miró, que creo que si no se la quito me la sella y me deja votar con ella.

Thursday, July 06, 2006

Wednesday, July 05, 2006

Linda Cartera

Ya sé que la cartera es para los hombres un ritual de iniciación como para las mujeres la bolsa. Que en ella guardan sus credenciales y tarjetas de descuento y del videoclub, fotos de madres y exnovias y condones que se hacen chiclosos después de años de traerlos paseando por ahí. Y que además sirve para hacer creer a inocentes incautas que la naturaleza les ha dotado con un trasero turgente y respingón, que resulta ser sólo la cartera boluda que estratégicamente ocultan en el bolsillo de atrás.

Pero yo no puedo. No tengo cartera ni nunca tendré. Bueno si tengo, las que me regalan tías despistadas que piensan soy un chico como todos con rituales de iniciación y nalgas de fantasía retacadas de billetes. Ellas no saben que mis encantos son naturales y no necesito de carteras rellenadoras. La verdad es que no tengo pues en mi caso es un riesgo cargar dinero e identificaciones oficiales en el mismo lugar. Mi tendencia natural a perder igual peso corporal que dinero en efectivo, me ha enseñado a guardar tantito aquí y allá, así en caso de perder algo, no es todo y siempre tengo aquello que puse en la bolsa de adelante o en el fondo de la mochila .

Pero eso también tiene algunos inconvenientes. Las bolsas de mi pantalón siempre están llenas, atiborradas, atascadas de monedas, billetes, dulces, medallitas y escapularios, llaves, tarjetas, notas y mi pobre celular, que también guardo en la bolsa, con riesgo inminente de cáncer testicular. Por cierto, a todos los chicos que guardan su celular en el pantalón, les recomiendo siempre hacerlo del mismo lado, así en caso de que les ataque el cáncer, siempre les queda el del otro lado bueno. Es la maravilla de los órganos pares. No se lo cuelguen del pecho, que corazón, igual que madre, sólo hay uno.

Lo malo es que dependiendo de lo ajustado de mi pantalón, tratar de sacar un modesto boleto del metro se vuelve un verdadero reto y mis pobres manos acaban todas pellizcadas y raspadas tratando de adivinar si eso que agarran es un boleto o una basura o una de esas tarjetas perfumadas que dan en los Palacios de Hierro y los Liverpúles. Por eso a veces, todo lo aviento al fondo de mi mochila. Pero sale igual, porque ahí estoy a la mera hora rascando entre polvo de galleta y fruta petrificada por el tiempo para encontrar el dinero. Y antes me entierro alfileres y tijeras que yo no sé para que eché ahí, si casi ni me da por coser vestidos de novia en la calle.

El chiste es que procuro cargar lo menos posible y no acostumbro llevar credenciales y tarjetas. Lo malo es que cada que me subo al metrobús, tengo que comprar una tarjeta, por que con eso de que son muy modernos y no aceptan efectivo porque está sucio de pecado, me obligan a hacer el gasto cada vez que lo uso y ya tengo un montón. Ya no sé que hacer con ellas. Ya casi me sale más barato irme a la escuela en avión con tantas que he comprado. Además creo que hay un vuelo de volaris a C.U. pero sale de Toluca. Caray. Se supone que esto era nomás la introducción de lo que iba a postear. Por cierto me cae gorda la palabra caray. Pero si les digo porque me voy a seguir y nunca les voy a contar lo que les iba a contar.

Sunday, July 02, 2006

Yo voy a votar

Me molestan esas campañas babosas de promoción del voto, especialmente esa de Tu rock es votar ¿desde cuando eso de "tu rock" ha sido parte del léxico de los mexicanos? "Ay me encantas, eres mi rock" "Las papas con chorizo que hace tu mamá son mi rock" "Mi rock en la vida es tener dos hijos y un perrito"

¿Qué tienen en la cabeza para hacer cosas tan poco creativas y mal basadas en campañas que poco tienen que ver con nuestra florida mentalidad tenochca?

Pero peor que eso es la gente taruga que se siente importante porque no va a votar. Ay si, castigame con tu desprecio, retiembla en sus centros la tierra porque no vienes y votas. Y te lo repiten. Una y otra vez. Y tratan de convencerte. No entiendo porque si tanto ha costado dejar claro en la gente que es importante que participe, ahora haya quien piense que ayudan mucho absteniendose.


Me queda claro que mi voto no va a cambiar el país ni la situación actual pero ¿en qué se supone que ayuda que me quede aplastado quejándome y viendo el futbol?

Soy monarca, pero no mariposa

Recuerdo la primera vez que voté. Tenía 3 años. Y no aparentaba 18, ni cosa parecida. Mi papá me llevaba en brazos y así como tantas cosas que no te explican a esa edad pues creen eres muy joven para entender, caminé en sus brazos por banquetas bellamente destruídas por las jacarandas y sin saber para qué, entramos al patio de una casa que hoy sé, funcionaba como casilla electoral.

Todo era muy raro, muchos extraños de esos que asusta conocer cuando pequeño, señoras que te quieren abrazar, gente que te cierra el ojo. Cómo me chocaba que me cerraran el ojo. No entendía yo para que me cerraban el ojo. Ora yo también cierro el ojo, a veces. Qué triste. Y por si fuera poco, papá me metió con él en una cajita encortinada, que ahora sé es donde lo esconden a uno para votar.

Adentro gran confusíón. No entendía el encerrón, me asustaba. La democracia siempre me inspiró desconfianza, lo mío es la monarquía absoluta. Pero papá estaba conmigo, no había que temer. Él tenía una crayola y se disponía a dibujar en el cuaderno de colorear que le había regalado una buena señora afuera. Evidentemente yo también quería dibujar. Y primero que él. Tristemente la crayola era negra. Unos cuantos taches y rayones después, había votado por primera vez.

Por cierto, me robé la crayola y aún la conservo. Papá siempre promovió en mí los más encumbrados valores y en aquellos tiempos me utilizaba para robos y otros crímenes menores, aprovechando mi inocencia, candidéz y grandes cachetes que ganaban corazones y hacían que ministerios públicos y jueces de la suprema corte me cerraran el ojo por igual. Después me abandonó y terminé mi entrenamiento en crimenes mayores y de lesa humanidad en las calles. Y ahora estoy en la universidad.