Friday, June 30, 2006

Am o vivir al borde del peligro

No me gusta escribir aquí sobre política porque no tiene caso. Un día dominaré el mundo y dos cacahuates garapiñados valdrán los partidos y el sufragio efectivo no reelección. Y no quiero me roben el espacio que tanto necesita mi ego para explayarse. Rateros. Pero me molesta sobremanera que no aprovechen el tiempo que les estoy dejando jugar a la democracia. Y que sean cochinos y cobardes.

Y que llamen a MI casa diciendo por quien tengo que votar y amenazándome con gangrena y piojos y un negro futuro si no voto por su candidato timorato que es buen padre y buen hijo y nunca ha visto a su esposa encuerada, ni la ha poseído más que con los fines puramente reproductivos que ordena la santa madre iglesia. Quién además es incapaz de abortar siquiera una misión, pues en esta ya existe la vida y tiene derechos como todas las misiones.

..
tienen las manos limpias

Si un día Bart Simpson y sus amigos se repartieran el mundo, segurito que a Milhouse le tocaba México. Ay si, qué bonito tener una caricatura de presidente. Bueno, otra. ¡Viva Milhouse presidente! Nos lo merecemos. Voten por él. Corran.

Si no, también está otro muy bueno. Este al igual que yo, no se perdía un episodio de Plaza Sésamo y aprendió a hacer sombras chinas. Su figura favorita es "el guajolotito"
.
Fijense como se ve clarito el pico y el moquito guajolotero que frondoso le cuelga. Pero se ve mejor en la sombra. Y siempre lo está ensayando, sin importar donde vaya.
...
Guajolotito por aquí, guajolotito por allá. Y hasta de cabeza.

¿Qué más quieren en un presidente? Con suerte también hace figuras con globo y le maquilla a 20 niños por el mismo precio.

Del otro ni hablo porque es un peligro para México.

Voten ahora que pueden

Cuando tome el poder, no quedará otra que amarme en silencio o comprar una bonita canasta para su cabeza.

.

Wednesday, June 28, 2006

Say my name

Recuerdo que cuando era chiquito, era muy intolerante y homófobo y estúpido, aunque muy bello. Y en mi torcida mente infantil, encontraba incómodo escuchar de niños que se llamaran José María o peor aún, Guadalupe ¿Cómo era posible que fueran niños y tuvieran nombre de señora? Con el tiempo se me quitó lo intolerante y homófobo, mi belleza maduró y lo otro no muy se me quitó. También aprendí que había papás muy perversos, que bautizaban así a sus hijos para garantizarles recreos llenos de actividad, escapando de las burlas y corretizas de sus compañeritos.

Pero aunque ha pasado tiempo y los niños con nombre de niña no son objeto de mi escarnio y pitorreo, hay otros nombres que aún me provocan cierto escozor y están doblemente tachados de la lista de nombres para mi bebé. Las versiones masculinas de nombres tipicamente femeninos. ¿Poco claro? Déjenme explicar, no es tan simple. Primero veamos algunos ejemplos neutros para que sientan la diferencia.

Juan+Juana - Alejandro+Alejandra - Mario+María

¿Ven? Muy fácil, nada de complicaciones o ñañaras. Pero las cosas se agravan un poco con:

Lauro - Patricio - Claudio

Estos ya generan cierta comezón, no me dejarán mentir. Suenan bien, pero se oyen mejor como Laura, Patricia y Claudia. Bueno si, es cosa mía nomás. Pero la que viene es una categoría indiscutible, agarrense a su asiento.

Margarito - Rosalío - Isabel

Y dirán ustedes ¿cómo que Isabel? ¿Cuantos señores conozco que se llamen Isabel? pues yo les digo que sí y si no me creen, ¿cómo se explican la existencia del mismísimo Chabelo, amigo de todos los niños y a su vez niño con nombre de señora? Lo cual tal vez explica porque es amigo de todos los niños, pues su nombre de señora le despierta el instinto maternal. Pero respiren hondo, aún hay más. La campeona de las clasificaciones de nombres incomodos para su bebé, con casos que no van a creer pero existen.

Mónico - Verónico - Carolino

Y al final , pero no por eso menos feo Cecilio. Para completar el cuadro, agregue a todo nombre un Don e imagine una fiesta con Don Mónico, Don Verónico y Don Cecilio. Qué bonito.


Los reto a bautizar a su primogénito con un nombre así. Y si así se llaman los reto a disculparme.

Adiós Superman bye bye bye bye

Vienes cuando hay problemas u-U-u, te vas cuando no hay

Monday, June 26, 2006

No cierto.

El viernes fue cumpleaños de mi mamá. Rechazó piedras preciosas, armiños y la isla en el pacífico que pensaba conquistar en su honor. Lo único que pidió, fue diera un descanso a mi vida pecaminosa y le dedicara el día. Pero yo digo. Mamá, sólo a ti se te ocurre cumplir años en viernes. Es fácil para ti porque te has reproducido exitosamente. Qué digo exitosa, triunfal y victoriosamente ¡Me has tenido a mí, caramba!

En cambio yo, en eso estoy o debería estar. Cada día en casa es una posibilidad menos de perpetuar mi estirpe. Y la edad ya me pesa, el reloj biológico me repatea, no puedo dejar la lozanía de mi juventud marchitarse entre cuatro paredes ¡Piedad! Al final cedí a dejar tantita de mi juventud entre sus muros y fui bueno y no salí y rechacé todas las invitaciones y me aguanté y me callé la boca y no me quejé. Mucho. Al fin de cuentas quiero mucho a mi mamá. Ella me recogió en la cajita de galletas marías cuando el meteorito aquél en el que caí.

Amo mi ciudad porque en ella todo es cierto pero nada es verdad. Las mujeres no son lo que parecen y los hombres parecen lo que no son. Y el otro día buscandole un regalo, descubrí que eso de las apariencias no se reduce sólo a los hombres necios y sus máscaras. Sabía yo había que cuidarse de los productos piratas, los hechos en China y Taiwan, las copias baratas de diseñador y los perfumes del centro que huelen a miados y fijador, pero nunca pensé que había que tener tanto cuidado con los bienes raíces hechizos y piratas.

Lo que parecía ser un edificio con acabados en el más fino y macizo de los mármoles, traídos directamente de las canteras de Carrara, Massa y Serravezza con profundas vetas blancas sobre un fondo azafranado, reveló de pronto un pasado de vergüenza. Luego de un inocente golpecillo, tras el falso y poco resistente mármol, a flote salió una lonchería, o tortería o vayan ustedes a saber que clase de congal barato en el que se vendían, como bien se alcanza a leer en el hoyo refrescos bien fríos.
.

Còrcholis.

Sunday, June 25, 2006

¡Es un pájaro... es un avión!

.

Es una parrishada argentina en lo más alto de la Metrópolis de la esperanza

Saturday, June 24, 2006

Thursday, June 22, 2006

En Barranquilla se baila así

El viernes pasado en lugar de salir a juntar palitos de paleta y frijoles para hacer unas bonitas manualidades a nuestros papacitos en su día, Tamara y yo quedamos en iluminar con nuestra presencia una exposición de los amigos de la ENAP. Pero como nadie nos recogió con nuestras luminosas presencias, tuvimos que irnos en metro.

Ya subidos, nos enfrascamos en un acalorado debate político que aunado a nuestras dulces voces de merolico, llevó a una señora espontánea a unirse a nuestra plática. Era como si un comercial del IFE se hiciera realidad frente a nosotros. Y como sí una señora ociosa no fuera suficiente, un par de tipos también le entraron a la discusión.

Y todo el vagón nos miraba como esperando que saliera la cámara escondida. Y no salió. Yo pensé que eran unos Doctores Simi con botargas de forma humana tratando de unirnos a su causa. Cuando bajamos, el convoy era una fiesta de la democracia y el sufragio efectivo, todos felices prometieron votar y entre risas nos despedimos hasta el siguiente capítulo, como en los Thundercats.

Ya encarrerados en eso de los puestos de elección popular, después de la exposición fuimos al Bartoro a tomarnos la foto con otra figura de gran peso en el escenario político, Pancho Cachondo. Y para seguir con el influyentismo, una señora muy ruda con cuerpo de luchadora mataviejitas que seguro es Mascarita Sagrada de día y portera de antro en la noche, nos sacó del Bullpen por no consumir.

Como los capitalinos somos muy precavidos, el empleo de moda es el sacasobrios, la alternativa chilanga y menos violenta del sacaborrachos. Al otro día fuimos a mi primera marcha del orgullo gay. Pero casi ni vimos nada porque llegamos muy tarde por andarnos tomando fotos con Santa Claus la noche anterior. Nomás alcanzamos unos camiones de redilas todos cochinos cargados de señores gordos peludos y otros cargados de señores gordos vestidos de marinero y otros cargados nomás de señores gordos.

Todo el día nos persiguió la canción esa de las caderas mentirosas de Shakira que empieza horrible como cumbianchera y luego se pone peor. Para las seis de las tarde ya la tarareabamos y a las cuatro de la mañana la bailabamos frenéticos por las calles de la condesa y la cantabamos en inglés y español y rarámuri.

La gira de verano continúa

pronto en tu ciudad

Monday, June 19, 2006

Gonzalopolis Thanks 4 everything BlogTour 2006

Si señores, a casi un año de mi primera gira por el mundo bloggero e imposibilitado para responder sus comments y visitar sus hogares, pues aunque tengo ocho manos y cuatro lóbulos cerebrales, sólo tengo una computadora y ésta apenas se da abasto para hacer la tarea por ser harto pinchurrienta, es un placer anunciar que preparo maletas para realizar una extensa gira de comments por todos sus blogs.

Por tal motivo me tomé la foto oficial del evento en el salón que se ha vuelto prisión y que me sustrae de las jocosas actividades y festines paganos que tanto me gustan. Como no prendí el foco y confié en la luz natural, salí un poco descolorido, en una irónica metáfora de cuán poco preparado estoy para comenzar a dar clases. Estoy muy verde. Al fondo se aprecia Octavio el octogenario, ignorante de que yo estaba en plena sesión fotográfica. Alguien que sepa explique el porqué de la verdosa tonalidad.
.
Esa foto acompañará los comments conmemorativos y ya luego a ver si se queda o regresa la de la ambulancia o ya se cooperan para una foto decente y photoshopiada. El único fin de este esfuerzo monumental es agradecerles a todos por sus comments y sus links y su amor incondicional, además de celebrar todo lo que ha pasado desde que abrí el blog. Toda una vida. Amor, muerte, decepción, abuso de autoridad, de sustancias, de confianza, cólicos y constipación.

Suplico que consuman los productos oficiales del evento y se abstengan de comprar tacitas y camisetas apócrifas que no cumplen con mis estrictos estándares de control de calidad. Lo barato sale caro. Así que limpien sus chimeneas que voy para allá.

Un trebol verde de cuatro hojas

Friday, June 16, 2006

Tus dkny de antro

Sientan asco de mí, aparten su mirada de mi imágen impía, alejen a las vírgenes y sus níveos pescuezos. Sí señores, en un desplante pecaminoso y de vida licenciosa, este es el primer post desde un antro. No, no sobre un antro. Desde adentro de uno. En medio de uno de esos horribles ataques que me agarran en la pista de baile, que me obligan a retorcerme por horas enteras entre un montón de extraños sudorosos, bajo el influjo de extraños bebedizos no alcohólicos y con la ayuda de mi teléfono celular, les mando con todo cariño este post.

Haciendo gala de la tecnología y lo disipado de mis valores morales, aprovecho lo enojado que me encuentro y escribo esto en una pausa-berrinche al frenético ataque de baile que me posee. Ya me saqué una foto como prueba, pero no sale, porque aunque la tecnología es mucha, tampoco es tanta y no tengo flash, así que permítanme ustedes encuentre yo una luz constante. A ver, ya vi una. Junto a una de esas sillas con forma de mano como de estética de los 80's, hay una lamparita a la cual ahora me acerco y ... Di quesito Gonzalito.

.

Qué tal ¿No, que no? Me voy a sentar en la manota como Pulgarcito aunque la raza me vea feo por dejar de bailar. Ya, entiendanlo tienen que aprender a vivir sin mí. Ah caray, qué feo bailan, ¿apoco yo bailo así? No, si yo fui dotado por las hadas con el don del ritmo y pies ligeros, además de belleza y melodiosa voz. Aunque cuando cumpla los dieciséis años, me pincharé el dedo con la aguja de una rueca y moriré. Chále. Y sin haber recibido el beso de amor.

Porque tus besos de ceniza fueron, peores que cualquier rueca, sólo para hacerme aflojar el tesoro y los pantalones. Y entre los calvin se fue mi corazón. Basta ya. Les decía que desde aquí se ve un poco rara la pobre juventud en éxtasis. Segurito en unos años, van a trabajar en una oficina y tener hartos hijos. Qué digo años, meses. Me gustaría sacarles un video nomás para que se vean y escarmienten. Pero no. Nadie chantajeó a mi mamá con sus imágenes hippies en 35 mm. Ni a mi papá con su pasado de drogas, fraudes y pantalones acampanados.

Ah no, a él sí.

"Papito:

Te mando un besito, ojalá las autoridades penitenciarias ya les dejen entrar a internet. Pórtate bien y no hagas transacciones, sólo lee mi blog. Espero poder estár contigo en el próximo día de visita, todo depende del aventón que me dé Juan José Salinas Pasalagua. Por cierto, dile a Raúl que sus hijos lo quieren mucho y que Paulina lo extraña y le es fiel a morir, que las fotos en CARAS son un malentendido y que se estaba echando un trago porque se sentía muy sola. Te pido perdón por la vida de pecado que llevo, todo es tu culpa por no haber tenido mano dura y haber faltado en las tardes a comer en casa. Estaba muy bueno el reventón ¿No?"

Tuyo

Gonzalo

PD: Sí papá, tuyo aunque dudes de mi santa madrecita.


Qué es eso de andar posteando desde el celular. Seguro ni va a llegar y ya nadie lo verá. Ya no quiero nada. Tengo que salir del antro. No quiero una vida licenciosa, sólo quiero la serenidad callada y pachorruda, la redención pronta, expedíta y estruendosa que da el amor verdadero.

Cuando por junio llega San Juan

Wednesday, June 14, 2006

María Imanes, pa servirle a usté

Iba saliendo del metro Polanco la otra noche y frente al Superama, arrodillada en el suelo estaba una vendedora de imanes para refrigerador. Los tenía pegados en el reverso de una charola y lo que llamó mi atención fue como trataba de romper la monotonía jugandolos como piezas de ajedrez. Sentí horrible. Pensar que había estado ahí todo el día, que eran casi las 10 de la noche y que su único escape era el ajedrez de imanes.

Me pregunté sí sería un intento desesperado de su cerebro por crear conexiones neuronales y sí entonces sería cosa sólo de tiempo para que una idea genial brotara de su cabeza y la hiciera levantarse del suelo junto a su hijo para alcanzar la riqueza y la felicidad. Porque además no estaba sola, en sus brazos cargaba al bebé más pequeñito. Tan chico, que ni siquiera atinaba a llorar, tan frágil, que estaba completamente cubierto por la cobija para que el frío de la noche no lo perturbara.

Tal vez ni siquiera habían comido y más que por otra cosa, el niño no lloraba por desnutrición. Tenía que hacer algo, no podía esperar que la idea genial brotara de su cabeza hasta quien sabe cuando, debía ser rápido. Y tenía que ser algo bueno, a largo plazo, flaco favor le iba a hacer comprandole sus imanes para que mañana volviera a salir. Y flaco favor le iba a hacer yo a mi refri tan plateado y minimalista él, cubriendolo de jarritos de Tlaquepaque y periquitos verde amarillos ¿Qué hacer, qué hacer?

En eso estaba, con el corazón en vilo y buscando una solución, cuando unos pocos pasos adelante, encontré otra vendedora de imanes. Seguramente compraban su mercancía en el mismo expendio. No era posible tanto dolor, qué iba yo a hacer. Ella también cargaba un bebé y era tan joven como la anterior. Y entonces percibí en su pequeño algo extraño, estaba ausente, inmovil, como muerto.

Para bien o para mal, no tardé en darme cuenta que en ese niño no había vida y nunca la había habido. Efectivamente, las vendedoras de imanes aplican el truco del bebé de mentiritas para ganar tu corazón, transeunte que pasas tan rapido y tan lleno de culpas que les avientas unas monedas y ni te fijas si el niño es de verdad. Nomás que a unas se les desamarra el tamal y con el, todo el teatro se les cae.

.

Menos mal. Ojalá y todos los indigentes y niños de la calle fueran actores tratando de dar un toque de realidad a la divertidísima y jocosa película que es mi vida. Y que cantaramos todos juntos en las partes de musical. Tarán-tarán.

Busco y no encuentro

Monday, June 12, 2006

El señor H.

Todo mexicano sabe que los domingos a las 10 de la noche más vale estár dormido y encomendado al angel de la guarda, porque algo peor que la Llorona ronda en la oscuridad. Pero anoche me dieron las 10 en la calle y que me agarra en un micro. La hora nacional. El programa ñoño ese que pasan a fuerzas en todas las estaciones de radio y que siempre toca temas que a nadie le importan pero que todos tenemos que oír. El apasionante tópico de hoy: Vida y milagros del huitlacoche.

¿Sabía usted que sí en lugar de maíz, produce una hectárea de huitlacoche ganará 5 veces más?

¡Cáspita! Valiosa información para tener a la mano en el México rural del año en curso, 1930.

Y luego con un tono festívo y feliz la locutora prosiguió: Para que brote el huitlacoche, es necesaria una herida abierta en el elote para que por ahí entre el hongo y se infecte completa y exitosamente.

Sentí refeo por el pobre elote. Era muy extraño que esta tipa de voz melosa diera consejos para infectar exitosamente a un indefenso elote. Y en mi cabeza su vocecita odiosa repetía: herida abierta, herida abierta. Entonces me di cuenta que en mi ociosidad, estaba rascandome un piquete de mosco y me estaba haciendo una herida abierta, una herida abierta.

Así que lo tomé como un mensaje del cielo en forma de huitlacoche para no quitarme las costras y que no se me metiera un hongo y terminara cubierto de huitlacoche todo yo. Pero además no había hongos alrededor por los que preocuparme. Era feliz. En eso, un señor se sentó junto a mi. Nada especial, rollizo y bonachón. Pero entonces de reojo, noté no separaba la mano de su cachete y cuando giré, vi que tenía un grano supurante que se rascaba y exprimía con júbilo y algarabía.

De inmediato me sentí un pobre elote indefenso ante aquél gordo con huitlacoches en el cachete y me alejé lo más que pude. Que no fue mucho considerando que estabamos sentados en un microbús. Al mismo tiempo, trataba de ver que cosa era eso que se exprimía pero nomás veía un chipote de bordes irregulares, o sea que podía ser un lunar, una verruga o un huitlacoche, pero para qué rascarse un lunar.

Y sentía que cada vez que se rascaba, pedacitos de huitlacoche volaban hacía mi. Auxilio, no quiero ser el hombre de huitlacoche.

Sunday, June 11, 2006

Friday, June 09, 2006

Très jolie

Hoy era el último día para entregar trabajos finales de dos materias a las que ya me había ido a muerte súbita y ronda de penales. Para colmo me sentía mal. Un agudo dolor en el pecho que me atravesaba hasta la espalda y colmaba mi vida de horribles sufrimientos. Para más colmo, después de clases tenía una exposición en el extremo sur de la ciudad y luego la fiesta de Absolut Apeach en el norte, ahí donde se está yendo por el caño el lago de Chapultepéc.

Para más y más colmo y como si faltaran en mi vida metáforas de cuán mortal lo dulce puede llegar a ser, quién sabe como chupe una paleta, que le saqué filo y jugando con el inofensivo caramelo me hice tremendas tasajeadas en lengua y labios. Ah, que mi lengüita de afilador. Tons entre el dolor de pecho y el hocíco rajado, pensé que iba a morir y que sólo viviría en los corazones de todos los mexicanos. Y en clases, que fea manera, yo que quería morir en escena, como los grandes.

Entons pensé que sí salía vivo de la escuela lo más correcto sería no ir de fiesta e incluso consideré la posibilidad de ir a urgencias y entregarme a las autoridades hospitalarias para que hicieran de mi lo que quisieran. No sería primera vez. Dar este cuerpo de tentación y pecado para que la ciencia se regodeara en mis carnes. Incluso comencé a redactar mi testamento en mensajitos de texto para todos mis deudos. Entonces me acordé que soy inmortal y me fui a la exposición.

Cuánto joven artista, me faltan paredes en la sala para colgar sus obras de arte. Seguro ora que seamos viejos, seremos la crema y nata de la cultura, si señor. Yo pido la crema, la nata ni en concha guácala. Lástima que no llegué a los bocadillos. De ahí nos fuimos al Jolie que es tan feo y tercermundista por fuera, pero tan elegante y bonito por dentro, con esa vista maravillosa de la gran cloaca que es el lago de Chapultepéc.

Cloaca de la cual debo decir, estoy muy decepcionado porque siempre creí era una obra de la naturaleza, maravilla de nuestra ciudad, una estrella más del canal de las estrellas. Y vengo a enterarme que es una macro pileta de cemento llena de agua puerca y peces transgénico radioactivos de tres ojos parpadeantes. Sólo falta que me digan que el Popo es una gran montaña de mentis hecha de desperdicio y que por eso se llama Popo. No cierto ¿verdá?

Nos recibieron con un carrito de paletas heladas de durazno remojadas en Absolut. Yo no tomo pero bien que me las eché, así si le entro al chupirúl, en forma de dulces y chocolates, pasteles y esas cosas envinadas, si cómo no. Puros cantineros argentínos, yo creo allá se hacen muy buenas bebidas. Entre ellos una darketa y muy bonita, así si le entro al chupirúl, cómo no. Mentira, sólo me sirvió jugo de arandanos y en vaso de plástico para que no me abriera el hocíco.

Nos sentamos en la hermosa terraza a la orilla de nuestra recién rellenada cuenca, hasta que el frío comenzó a calar y los pezones de la concurrencia dieron muestra fehaciente de ello. Entramos a guarecernos y a bailar hasta que el cuerpo aguantó y rios del Absolut que habían bebido antes, comenzaban como por arte de magia a ser devueltos sobre la alfombra y los mullidos cojines. Todo lo contemplé hasta que llegó el momento de huír como Cenicienta guacareada.


Todavía me duele

Todas las noches

Wednesday, June 07, 2006

Así

Ayer no hice post porque va en contra de mi religión hacerlo en días de guardar, fin de semana y fin de los tiempos. Además tenía unos pendientes pendientes antes del apocalipsis. Y ahora estoy muy molesto, porque me senté a esperar que se acabara el mundo y aquí me tienen todavía. A esta hora ya sólo debían acompañarme las cucarachas y aquellos de ustedes no muy pecadores, que no levantan la mano a sus madrecitas, comulgan los domingos y sacrifican corderos al Dios de Moisés.

Ya me había hecho a la idea de que debido a la escasez de gente tendría que formar ejércitos de cucarachas, políticos, tepocatas y todo animal rastrero que hubiera sobrevivido la hecatombe. Y entóns ya armado con mi banda cegiachera y unos machetes, derrocar a la bestia y sus huestes para arrebatarle el poder. Pero no, las únicas bestias fueron las de anoche en el debate. Y lo peor de todo es que abrazado en la exactitud de las profecías, no hice mis trabajos de la escuela y confiaba el mundo hubiera terminado antes de mi clase de 4. Y ya ven que no.

Ahora tengo que entregar un montón de trabajos para mañana y pasado o el maestro se encargará que mi mundo si se acabe. Así que me puse a hacerlos en lugar de postear, pero no me sale. Entonces tuve que hacer la tarea en la página de blogger como si fuera post y ya entrados en gastos pues posteo. Y ahora que las profecías han quedado atrás y yo sé todos ustedes necesitan de cosas en las que creer y de las que agarrarse a falta de calor humano o un mendrugo de pan que llevarse a la boca, comenzaré a contarles mis sueños periodicamente, ái les tocará a ustedes descifrarlos a su entera conveniencia y satisfacción. Ahí les van:



1- Soñé con una fecha: 7 de abril de 1922

2-También que ocurría algo inesperado y los hospitales de E.U. no podían atender a tantos heridos y enfermos y el mundo se sorprendía porque si ellos no podían que nos esperaba a nosotros, enfermizo tercer mundo. No tiene que ver con la fecha, fue en otro capítulo de mis sueños.

3- Soñé que debía tener un hijo y llamarlo Yogur

Monday, June 05, 2006

Oye, pero no entiende

El pelo me huele a mota y a cigarro y a bacanal romano. Y eso que no fumo ni mota, ni opio, ni lechuga romanita. Mi ropa también huele a fiesta y no sé si lavarla o prenderle fuego. El pelo si me lo voy a lavar, porque quemado huele muy feo y además ha sufrido mucho esta semana. Volví a cortarmelo yo solito frente al espejo con unas tijeras de pollero y resultados adversos. Es que yo pienso que nadie mejor que uno mismo para decidir su corte, pero se me olvida que no tengo ojos en la espalda y acabo con unos cortes muy raros.

Fui con unos diyeis húngaros que me hicieron bailar hasta el amanecer y me quitaron el oído. Me dejaron sordo pues. Perdí algo así como 80% de la audición del lado derecho y 83 del izquierdo. Espero recuperarlo en la semana porque sí me gustaba oír música y a los pajarillos y eso. Por ahora escucho un eterno zumbido que hace rato pensé había agravadose, pero resultó ser una cafetera piojosa junto a la que estaba sentado.

Me contaron de una chica que vendía cristal. Yo juraba que era de Swarovski y pensé: qué buena niña que viene al antro y se ayuda vendiendo joyería. Qué empeñosa ella. Pero resultó que lo que vendía eran unas mugres que chicos y grandes tomaban con singular alegría para acabar bailando como Gina Montes en la Carabina de Ambrosio y empachos por el estilo. Lo bueno es que para eso no necesito ayuda y salgo barato a la hora del chupe porque sólo tomo leches malteadas. Pero como todo lo barato, salgo caro.


Ya me voy a bañar

Friday, June 02, 2006

Nomás que yo no tenía frutsi

Últimamente he compensado la felicidad que la vida me niega, con toda clase de poco saludables antojos que de seguir por este camino, me convertirán muy pronto en un gordo mantecoso. Lo bueno es que los gorditos son muy felices. No puedo esperar a toda la dicha que vendrá junto a mi rollizo trasero y la fortuna que acompañará la celulitis en mi panza. Bueno, pero el antojo me viene en etápas y justo ahora atravieso por una de cosas grasientas y escurrientes de chile y limón. Lo cual ha probado ser un riesgo para mi propia seguridad y la elegancia que me caracteriza.

Tengo una camisa blanca, preciosa, sin mácula de birria, mole o pecado. Y en su blancura, contrastan unos garigoleados diseños en el más fino y azul de los terciopelos, que dejan de manifiesto la exclusividad de su origen y el pachuco que se me trepa. Pero su cuidado representa tremendo reto, pues para mantener su blancura y al mismo tiempo proteger la belleza de sus afeites, debo lavarla en el río hasta que mis nudillos sangran e hilillos rojos se desprenden de mis dedos perdiendose en su cauce para siempre.

El agua corriente impide se manche, pero la sangre igual queda impregnada y dota a mi camisa de mágicos poderes embrutecedores. Pero el otro día ni siquiera su magia pudo salvarla. Mientras me entregaba a una desenfrenada vorágine de gula y salsa valentina, ansioso por no dejar una gota del juguito en mis jicamas, tomé la bolsa por una esquina y dispúseme a beber el preciado e irritante néctar. Pero vuelto un estúpido por el antojo, erré en mi cálculo y derramé sobre mí todo el contenido de la bolsa cuan rojo y picante era.
.
La prueba del delito. Por menos agarraron a Monica Lewinsky.

Por si fuera poco, estaba en mi curso de profesores y quedé como el niño cochino que se escurre frutsi de uva y salsa valentina en la camisa.

Toutes les choses tu me fais sentir