Saturday, December 31, 2005

Wingardium leviosa

Estoy en casa. El termómetro no miente, mis fríos eran irracionales. Las prostitutas que andan encueradas por la calle lo confirman. Somatización babosa de soledad que se manifestó en escalofrío y salpullido y empacho y constipación. Cuál frío en esta ciudad de inversión termica que es como vivir en un tupper lleno de gente y huevo con frijoles.

Hasta el último día del año posteé a la hora que todos ustedes, buenos cristianos, duermen. Yo no sé porque, pero pues tengo el reloj al revés. Y además es la hora en que los malos cristianos salen a la calle y entonces los justicieros de la noche podemos salir y alimentarnos de su sangre pecadora y alta en colesterol y luego entonces, venir y postear.

Por cierto, ahora que vosotros se levanten a trabajar la tierra y alimentar el ganado del señor feudal, iré a dormir en unas sabanas alquímicas, que son una reliquia familiar. Mi mamá las compró en su juventud en el vecino país del norte, en alguna de las trece colonias seguramente, creo que se las dieron gratis junto a dos esclavos, una mula y un Tom Sawyer que ya tenía harta a su tía y a Huck.

Por alguna razón, que si fuera un buen hijo llamaría prevención y si fuera uno malo, deficit de atención, las sabanas quedaron olvidadas por algo así como 30 años. Pero por otra razón, que si fuera un buen hijo llamaría cuidado y si fuera uno malo, trastorno de obsesiva compulsión, estuvieron guardadas en un lugar que permitió su perfecta conservación. Es así que me dispongo a dormir en ellas porque son maravillosas.

¿Porqué son maravillosas? Porque son horribles. Pero son tan feas, que son hermosas. Son de ese color que no es blanco, ni amarillo y que los gordos llaman crema y los flacos hueso y los perversos ostión. Están llenas de floresotas pintadas en colores pálidos, que parecen dibujadas por una abuela ciega, loca y amorosa. Pero lo que me fascinó, es que con la letra garigoleada de la misma bruja milenaria que las dibujó, están escritos los nombres científicos de cada flor:

Saxifraga Opposilifolia

Lotus Cornicolatus

Geranium Sanguineum

Dryas Octopetala

Parecen palabras mágicas, seguro si las repito lo suficiente podré abrir puertas y corazones y transmutar el plomo en oro y mañana que despierte todo el plomo se habrá ido. Ya vi el amanecer de hoy, pero tengo que ver el de mañana. Muy importante. Si logro atrapar al sol en el pimer día del año sexto del segundo milenio, el hechizo acabará y por fin podremos estar juntos y yo podré dormir y las vírgenes de la aldea y sus níveos cuellos descansar en paz.

Dónde estaré en año nuevo, quiero saber ahora. Mañana a esta hora ya lo sabré y será una pregunta tonta. Si alguien que haya leído esto me ve, respondame y ganese un buen tortazo para comenzar el año. Ayúdeme con el sol y cuide su yugular. Y abráceme que yo le abrazaré.

Feliz año nuevo

Gonçalo

menino mau

Friday, December 30, 2005

Thursday, December 29, 2005

Too cool to be cool

Sigo sintiendo frío. Como no había sentido antes. Se supone que aquí hay calefacción, pero de todos modos siento un frío que me carcome y nomás me acuerdo de mi gato y lo envidio porque él tiene un sueter peludo y quisiera ser gato y estar tan peludo como él y no como los humanos que tienen el pelo de puro adorno y con orzuela. Además el me tiene a mi que lo quiero desinteresadamente y lo abrazo de vez en cuando. En cambio ¿Dónde consigo yo alguien que me alimente y a cuyas piernas me pueda subir cuando tenga frío? Y que me cambie la arena. Pero que no me castre.

Ayer llegué a tal nivel de desesperación que hice lo que nunca había hecho, pecado mortal contra la elegancia y atentado terrorista contra la sensualidad. Dormí con calcetines. Dos pares. Encimados. Fue horrible, pero reconfortante. Y recordé a TamaraFuentesdeAnda que dice que debe ser muy comodo hacer el amor con los calcetines puestos. Y lo que pensé cuando me lo dijo:

-El día que por fin el amor toque a mi puerta, procuraré abrirle sin calcetines-

Y es que yo creía entonces, que eso era la cosa más rasposa y matapasiones. Pero a estas alturas o mejor dicho, a estas temperaturas, lo estoy reconsiderando y tal vez incluso, le abra en mameluco. Pero el frío ha pasado a segundo plano, porque resulta que en este frenesí de gula, quién sabe qué me metí a la boca, que me intoxiqué. El chiste es que tengo una jocosa erupción cutanea en forma de puntitos rojos en los cachetes. Lo malo es que ya se me bajaron y casi no se me ven.

Yo pensé sería una maravillosa oportunidad para, con mi espectacular belleza fisica eclipsada por tal incidente, conocer el amor verdadero en alguien que me quisiera a pesar de mi salpullido, por la puritíta nobleza de mis sentimientos y la grandeza de mi corazón. Pero oh no, condenado estoy a ser sólo una cara bonita sin muchos granos.

¡ Basta ! ¡No miren mi cuerpo, sino mi talento!


Así que espero llegar algo graniento a las fiestas de fin de año, si no por lo menos me voy a pellizcar tantito para verme cacarizo en la recepción del embajador. Tenía que contarles otras cosas, pero de pronto me di cuenta que esto se está poniendo muy largo y si en misa, que es cosa de Dios, no quieren leer los panfletitos esos de "Vida del alma" sopena de irse al infierno, aquí que nomás los mantengo a punta de hechizos menos van a leer.

Así que nada más les comparto mi incertidumbre por lo que haré el Año Nuevo

¿Debo cumplir compromisos familiares? ¿Políticos? ¿Comerciales? ¿Románticos?

¿Seguir los dictados de mi corazón? ¿De la moda? ¿De la maestra Ximena?

¿Debo dormir?

¿Con quién?

Ya me voy porque desde aquí se ve el amanecer y el bosque

Ani LeDodi veDodi Li

מצטער

Tuesday, December 27, 2005

No siento mis dedos

Qué días tan ocupados y fríos los últimos que me han mantenido alejado del blog y comiendo sin parar para compensar el desgaste calórico que tan crudo invierno me provoca. En estos momentos engullo unos chocolates que dicen, deben refrigerarse a 15º para disfrutarlos en plenitúd. Pero con estos fríos, qué voy a andar refrigerandolos, si aguados y mantecosos como están saben tan buenos y puedo comer más. Tengo mucha ilusión de llegar al Año Nuevo con mas carnita en el espinazo y harto embarnecido para lucir imponente como conquistador universal.

Por eso he aprovechado y aprovecharé todas las invitaciones que pueda y comeré como un animal pelón Y de hospicio. Nunca entendí porque los pelones tendrían que comer más, pero como pelón comeré si es preciso. Y a donde llegue diré lo que hasta ahora he dicho - Es que, no desayuné- pero es mentira, vengo de otra posada o fiesta o ahora con el Hannukah donde sirven tanta fritura sebuda y deliciosa para luego regresar al rebaño a comer el puerco que no comí en el Hannukah y así. Pero me he propuesto bloggear entre comidas y aquí estoy.

También entre comidas, me di cuenta que los mexicanos no tenemos muy claro cuando es la Navidad. Mientras en el mundo, el 25 de diciembre la gente es regocijo y algarabía, nosotros comenzamos la noche del 24 y para el día siguiente, cuando la verdadera celebración tendría lugar, ya hemos perdido toda compostura y elegancia para la ocasión.

La mañana del 25 en México, las calles están vacías. Más o menos a medio día, familias enteras de crudos salen con ojos abotagados y peinados todos de almohadazo, al recalentado de la suegra a la que le hicieron el feo en la cena, pero a la cual llegan a enchinchar para la comida. Las señoras andan con una bolsa en la que cargan los zapatos de caminar, que para esas horas ya chanclean y sobre su vestido de noche llevan un sueter de Chinconcuac, que aunque feo, es muy abrigador.

Sin importar lo numerosos, todos entran en un cochecito en un milagro más de la navidad. Y así llegan a la casa de la suegra a seguirse emborrachando y al final de cuentas el día que festejan el nacimiento del Salvador del Mundo, rejoice, rejoice, día más grande que el mismísimo 12 de Diciembre, están todos borrachos, crudos y sin bañarse. Ni el peine se pasan. Los mexicanos somos ese pariente que llega tarde y borracho a la fiesta. ¡Emergencia! Chocolate se acabó. La glucosa en mi sangre baja, debo buscar alimento.

Gracias a todos por sus buenos deseos y por hacer un espacio entre almohadazos para venir, he respondido todos los comments, lo de PRESENTE sigue vigente no se hagan, que yo estoy aqui aguantandome el hambre y pasando fríos en esta incomodísima e impersonal suite presidencial del hotel W.

Ani Ohev Otcha

Ve'ahavat Olam Ahavtich
.
.

Friday, December 23, 2005

My christmas carol

Este año trabajé poco en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, casi nada. No entregué una sola tarea, no leí los libros que me pidieron ni les saqué copias, pues mi boiler ya es de gas. Participé sólo para generar encarnizadas y bien fundamentadas polémicas y aprendí todo lo que se puede aprender, sin entregar la tarea. Tampoco fui a sus baños porque cada que les jalas parece que te van a tragar y me espantan.

Por otro lado, en la Facultad de Ciencias Ocultas, donde curso mi otra carrera, la historia fue diferente y adelanté en mis créditos como ningún otro estudiante. Como premio, cambiaron mi varita mágica de sauce llorón de Xochimilco por una de sauce inglés del que no chilla, como los meros machos, y que bueno porque a la viejita ya la tenia muy mordisqueada de la punta.

Bueno, el chiste es que como regalo de Navidad para todos vosotros preparé una serie de hechizos y encantamientos muy acordes con la temporada. Nomás que no sabía si habían funcionado, hasta hace un rato que leí los comments y descubrí esto:


perdedora dijo...

PUS AYER LEÍ EN TU BLOG LA HISTORIA DE LA MAMADA, PERO POR TU CULPA SOÑÉ COSAS RE FEAS... A VER SI PONIENDO COMENTARIO ME DEJAN DE SEGUIR LOS DEMONIOS MAMADORES. AJAJJAA. ADIOS.

December 22, 2005 1:40 PM


Lo que nuestra cándida perdedora no sabe es que no estaba soñando, era el espíritu de la navidades futuras mamadoras que la visitaba y le advertía no desear a la mujer de su prójimo, no levantarle la mano a su madrecita, y sobre todas las cosas, no leer mi blog sin comentar.

Y si, podrá ser muy perdedora, pero hay en ella sabiduría, pues el antídoto y remedio contra el hechizo es dejar su respectivo comment y no hacerse menso y alegar ¡Ay es que no sé que decir! Si no tienen que hacer postulados físico matematicos, ni revelar dónde está el Santo Grial, eso ya lo sé, tampoco tienen que ser creativos y chispeantes. ¿O apoco cuando su mamá les calienta una tortilla y les da de comer malagradecidos holgazanes, se quedan callados pensando en algo maravilloso que decirle?

¡No!

Con un gracias y un besito en la frente es sufíciente. Pero como yo no quiero acabar con la frente tan besuqueada que al rato me salgan fogazos en el entrecejo, me conformo con comments austeros que digan PRESENTE. Bueno, todo esto ni viene al caso porque yo se que todos ustedes son gente decente que cuando lee, comenta. Pero de todos modos ai les va la tarifa.

Cada que pasen, lean y no comenten, el espíritu de las navidades, presentes ,pasadas o futuras, según el que esté de guardia, los jalará de las patas y los llevará arrastrando en un pintoresco recorrido por lo más sórdido de sus vidas. No se vale hacerlo a propósito con tal de ahorrarse el viaje de mota, si no pregúntenle a perdedora si está como para ahorrarse lo del six flags. No, no, no.

Pero antes que nada y para todos ustedes que engalanan este espacio con su presencia en lugar de ir a matar a ese pobre guajolote y ayudar a su abuelita que gorda y seníl lo corretea, envío un poderoso hechizo de felicidad esperando surta efecto en esta tan depresiva y dolorosa época para tantos. En mi no ha funcionado y estoy al borde del abismo, pero con ustedes confío, tendrá buen resultado.

Feliz Navidad

Killing me softly

If I could be where you are
Merry Christmas

Wednesday, December 21, 2005

Sucker-Mamón

En esta época de dicha y realizaciones, ha llegado al fin el momento de las dolorosas revelaciones. Mi nombre es Gonzalo y hoy frente a ustedes confieso que padezco de una acusada fijación oral surgida en el seno

¿En el seno de qué?

En el seno de nada, sólo en el seno. Punto. Porque ahí es donde todas las fijaciones orales tienen lugar, supongo. No sé el momento exacto, pero desde que tengo uso de razón y mucho después que entró en desuso, me acompaña esta extraña manía que me hace succionar algo que no puedo ver ni tocar, pero que siempre está ahí.

Sin darme cuenta y por cualquier motivo, de pronto la quijada se afloja, la lengua se acomoda y comienza el sonido de tic-tac que hace ésta al chocar con el paladar y que al mismo tiempo me arrulla y acompaña. No tenía idea de su orígen, hasta que escuché a los gatos recién nacidos hacer el mismo ruidito mientras tomaban las primeras gotas del calostro materno y caí en cuenta que:

Soy clínica y legalmente un mamón.

Cuenta la leyenda que cuando mi pobre y primeriza madre intentaba alimentarme, fantasmas sádicos no amistosos se apoderaban de mi y me hacían morderla con mis entonces pequeños pero ya filosos dientes, lo que obligaba a la inocente a pellizcarme la nariz, en un intento desesperado por que la soltara y la dejara ir. Tal vez ahí comenzó todo. Y mi castigo por ser un bebé sádico y cruel, es ir mamando por la vida toda la eternidad.

Por sus propiedades calmantes, tranquilizantes y casi extáticas, muchas veces me he preguntado si al hacerlo, mi cerebro libera endorfinas o genera ondas alpha, acaso theta serían más adecuadas. O es sólo que en ese momento mi alma regresa a ese instante en el que toda mi felicidad radicaba en una buena y profunda mamada.



Que hoy siento tan lejana

Sleepless

Blue Christmas

Monday, December 19, 2005

En sus marcas, listos ¡fuera!

.

Decepcionados de nuestro desempeño deportivo y celosos del resto de la república, fecundo semillero de atletas olímpicos, los natívos del Distrito Federal hemos decidido aprovechar el estado de permanente angustia y tensión en que vivimos, así como nuestra neurosis y natural tendencia a la autodestrucción, para proponer esta nueva disciplina olímpica.

En ella, los atletas entregarán la vida en la lucha, cuerpo y alma con tal de llegar a la meta. Bueno, eso pensé yo cuando vi a este muchacho haciendo desfiguros a orillas del metro. Y no había ni un policía de esos románticos que le dijera nada. Yo no puedo pasarme tantito la linea amarilla porque ya me están echando el operativo encima y pitandome como si me fuera a robar sus piedras de las vias.

Y el tipo se asomaba y metía la cabeza como buscando algo. Segurito es un loco esquizofrenico muy peligroso y nocivo para la sociedad, pensé yo. Y entonces una lagrimita escurrió por mi mejilla porque me di cuenta que no estaba solo en el mundo. Bueno, como nadie hacía nada, me puse estrategicamente cerca para que en caso de que diera el brinco, pudiera yo agarrarlo y hacerle un calzón chino salvador, el cual lo dejaría salvo pero tal vez no tan sano y si con un pase al hospital de proctología y la unidad de complicaciones causadas por calzón chino, para que le desincrustaran su trusa Rinbros.

Y así estuvo mientras el metro pasó dos veces y cuando llegó la tercera y mi paciencia comenzaba a flaquear, se paró y se subió al vagón. Y se fue. Sin mayor explicación. Y yo me quedé ahí, ni modo que lo siguiera hasta su casa, si el loco era él

Saturday, December 17, 2005

Huelo a cola

Porque recién despierto de un trance después de haber estado una noche entera peregrinando y haciendo colas y colas por toda la ciudad de México para conseguir boletos. Nunca lo había hecho y descubrí que las colas tienen un olor, una esencia que hasta hoy me persigue y que por más que trato no se va. Ahora me pregunto porqué lo hice, si ya tenía una cómoda invitación. La respuesta más obvia es que padezco de mis facultades mentales.

Pero no es la única, debo aceptar que creyendo insuficientes mis meritos y demasiadas mis culpas y dones recibidos, sentí las mandas y sacrificios a la Vírgen de Guadalupe y Zeus necesitaban un refuerzo, por lo que decidí ofrecer una a Santa Cecilia, patrona de la música y Euterpe, su musa, para que conservaran por siempre la pureza de mi voz y su capacidad de romper ventanas, derretir corazones, convocar mítines y llevar marineros a la perdición.

Y así pasé una noche pesadillesca entre frío, traiciones, maquiavelicas maquinaciones, mucho alcohol y escenas que me llevaban de vuelta al París del siglo XVIII, con las calles plenas de beodos encobijados, macerandose en sus propios jugos y esperando por quién sabe qué. A eso huelen las colas, ese es el olor que hoy me persigue, destilados de caña y humanos, desesperanza, soledades apelmazadas y un aliento que me hablaba peligrosamente cerca.

Hoy tengo que hacer tres cosas, tres compromisos, tres convites. Tres. Y eso me causa un severo, grave, espinoso conflicto. Me siento impotente por no estar en los tres lugares a la vez y entonces permanezco en mi guarida para no decepcionar a nadie. Pero trataré de estár en todo lo que pueda. Aunque preferiría ir contigo hasta el fin del mundo.


Pero seguro tienes algo que hacer

Como un sol llegó al mundo

Wednesday, December 14, 2005

Política y donas

Flaco y entelerido como yo soy, siempre falto de las calorías necesarias para terminar la insufrible jornada estudiantil y atravesando además por alguna de esas crisis que sólo el azúcar y la riboflavina me ayudan a superar, dirigíame a Krispy Creme, ahí donde esas grasientas, pegosteosas pero apetitosas donas hacen las delicias de propios y extraños, cuando entre la multitud de propios, vi algo sumamente extraño.

Un rostro conocido ¿Quién será? me pregunté ¿No es cómica en alguna carpa? me respondí ¡Claro que no, las carpas ya ni existen! Me reprendí ¿Será mi gemelo perdido? me cuestioné Pero está muy mayor y es mujer, yo creo no, reflexioné

.

¡Eureka! ¡de pronto recordé que cuando entraba en una bañera llena de agua hasta el mismo borde, se derramaba una cantidad de agua. Y tuve la idea: si podía medir el volumen de esa agua derramada habría hallado el volumen de mi propio cuerpo! Ah y tambien caí en cuenta que la señora en Krispy Creme era Xóchitl Gálvez, Directora General de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, institución federal responsable de coordinar las políticas públicas en materia de desarrollo integral de los pueblos y comunidades indígenas y miembro de la porra del Cruz azúl.

De inmediato olvidé mis donas, seguramente había llegado en medio de un airado mítin en contra de las transnacionales doneras y el mostro capitalista. Busqué un rebozo de bolita entre mis curiosidades y me dispuse a protestar, sin duda en el botín de guerra vendrían incluídas unas monstruosas y capitalistas donas que con todo gusto condenaría a morir entre mis labios. Pero cuando busqué a mi alrededor mantas y machetes blandientes listos para defender la supremacía del cocol y la concha de nata, no encontré nada. Sólo una Xóchitl apurada en salir con sus donas a otra parte.

Habiendo tanta chilindrina y bolillo endureciendose en la panadería y jorobando al pobre panadero con tanto peso sobre su cabeza. No hay que ser. A mi ni me gusta hablar de estas cosas en mi blog, porque es mío, si Xóchitl quiere que abra el suyo. O qué, ¿está bueno que hable de política y espectáculos? para eso el proceso y el ooorale, digo yo. Esto ni se los quería contar, pero sucede que ayer en otro capítulo de "Lucha contra la depresión" fui de compras y me encontré a Bernardo de la Garza haciendo lo mismo, pero sin su traje de candidato presidencial.

Creo que traía su uniforme del colegio Madrid, seguro se fue de pinta el muy diablillo. Tan chiquito que se ve en persona. Pero en cualquier momento da el estirón, no se confien. Ya hasta tiene una ligera sombra sobre el labio, segurito pronto le sale bigote. Total que ambos llenamos nuestros vacíos con dulces y chocolates, mueganos, cacahuates y zapatos y bolsas y ya después me pregunté quién tendría más razones para estar triste


Y en esa contienda, si ganó

no me equivoqué

Monday, December 12, 2005

¿Qué te ha dado esa mujer?

.

Parece preguntar el rollizo oficial a su raquítica pareja. Se le nota indignado, sin duda está en medio de una escenita de celos de esas que son sintomáticas de una pareja bien avenida como la suya. El oficial ha robado las maneras de una señora gorda y hacendosa y sólo le hace falta mandil y molinillo para completar el cuadro.

Por otra parte, su compinche en las artes del amor y la justicia lo escucha cabizbajo y sumiso cual Gutierritos del nuevo milenio. Y cómo no van a estar peleando, si viven en un país que los va a sojuzgar, sobajar y sofreír por vivir un amor diferente , pecaminoso y al margen de la ley, porque ellos viven en:

México: La tierra del Santo Clos

La cabeza del mexicano: compendio de inseguridades y miedos al coco y los maricones. El caso del Santo Clos es especialmente claro e ilustrativo de lo introyectados que están estos temores. Cuando un mexicano de los de antes escucha el nombre de Santa Claus, en su cerebro ocurre un proceso que podemos desmenuzar así:

¿Santa Claus? ¿Cómo que Santa Claus? ¿Pos que no es un macho bragado con barbas? Si es un macho bragado entonces no puede ser Santa, porque si es Santa, es joto y ningún joto va andar hurgándome el hollín y metiéndoseme por la chimenea ¡No señor!

Y ya.

Por eso hay tantos señores y señoras que dicen Santo Clos

y tantos policías con conflictos de pareja

Hoy te amo más que antier

Stormy weather

Friday, December 09, 2005

Breve historia del tiempo y mi primera alergia

Era martes y según mi celular eran las 22:39. Yo caminaba por Coyoacán en el estado de alergía a la vida que he descubierto padezco. Diagnostiqué mi caso noches antes cuando me di cuenta que el frío de la madrugada, me hacía llorar. Y lo confirmé cuando llegué al metro y el calor que sentí al entrar me hizo llorar. Entonces caí en cuenta que soy alérgico a la vida, padezco hipersensibilidad a los componentes de su formula.

Bueno, pero era martes y yo caminaba en la noche fría tratando de crear alguna resistencia contra la vida y sus embates y mi celular decía eran las 22:39. Compré dos churros rellenos, uno de cajeta y otro de leche condensada, que escurrientes de secreciones edulcoradas contemplé brevemente y devoré al unísono sólo para descubrir que lo dulce también me hacía llorar.

Cuando terminé eran las 22:39. Curioso. Decidí entonces esperar cinco minutos más para tomar una decisión crucial en mi vida, caminé y caminé y cuando revisé para saber el tiempo transcurrido, eran las 22:39. Las calles estaban solas y no había nadie a quien preguntar, pero seguramente el universo me había escuchado y el tiempo se había detenido al fin para los dos.

Eran las 22:39 de aquí a la eternidad. Mi primer impulso fue correr donde tú estabas, pero luego me pregunté si tú y los habitantes del mundo sabrían lo que pasaba o dormirían en un letargo alejados e ignorantes del minuto en que hoy vivíamos. ¿Despertarías con un beso de amor? tenía que correr a dartelo. Pero entonces recordé que no había prisa, eran las 22:39 y no había nadie en el mundo que te amara como yo



en mi celular siguen siendo las 22:39

En mi corazón también

Wednesday, December 07, 2005

Galería de archivillanos

.

A primera vista, sólo dos dulces y honolables viejecitas en camino a chopear sus galletas de la suerte. Pero para el ojo entrenado, una peligrosa pareja criminal. Las perversas Ying y Yang. Salidas directamente de las entrañas de los bajos mundos orientales. Matriarcas fundadoras del yakuza y las triadas.

Entre sus crímenes más notables está el asesinato de Michael Jackson en los ochenta y su secreta sustitución por un robot kabuki come niños. Como trofeo en esa ocasión, Yang conservó la chamarra roja del pobre Michael, que orgullosa, todavía usa. La chaqueta de cuero bicolor de Ying por otro lado, es nada más porque es muy friolenta y se cuida mucho del chiflón.

Porque lo que para Superman es la kryptonita, para ellas es el chiflón, además de la música muy fuerte y las muchachas locuaces que se visten muy rabón. Cosa que las saca de sus casillas y al grito de ¡Yiiiia no hay moral! las transforma en paladinas de la urbanidad y las buenas maneras, dispuestas a todo con tal de defenderlas.

Pero si defienden tan altos y encomiables ideales y son mis archienemigas, entonces ¿Quiénes son los malos y quienes los buenos? ¿Será que todo este tiempo me he pensado un superheroe y resulta soy un malandrín encapuchado? Por lo pronto, tengo que vengar a Jacko... Pero... sólo un alma podrida y oscura, capáz de indescriptibles bajezas, pensaría en tomar venganza.

Venganza!
Venganza!
Venganza!

Last dance

last chance

Monday, December 05, 2005

Corazón pelado

Yo nací el 30 de octubre. Cuando era chico pensaba que todos nacían como yo, en Halloween o en Día de la independencia o Día de la Raza de perdis y así les podían hacer fiestas temáticas en sus cumpleaños y disfrazarlos de Chiquidracula, Miguel Hidalgo o Américo Vespucio, respectivamente. Con los años entendí que no era así, me di cuenta que la gente nacía en cualquier día entre los 365 del año y entonces me sentí especial por tener un cumpleaños temático como parque de diversiones. Pero entonces conocí a alguien más especial.

Él nació un 30 de diciembre. Sí, como el bacalao de la torta de fechas entre la Navidad y el Año Nuevo, las fiestas más importantes del año. Sin duda opacaba y restaba lucimiento a mi ahora pálido y descolorido 30 de octubre. Decidí ser un hombre y acepté mi inferioridad cumpleañística, pues con el tiempo descubrí aquella era una persona única y alucinante y entendí merecía ser el bacalao de aquella torta, además del regalo navideño de su mamá y papá.

Lo que yo ignoraba, más allá de los obvios privilegios como abundancia de piñatas y colación, multiplicación de regalos y vacaciones pagadas, era que ser tan afortunado, tenía su lado oscuro. En medio de tantísimas fiestas, posadas y ríos de alcohol fluyendo entre higados y corazones, no faltaría el mentecato que pensara era más importante celebrar el año nuevo que a nuestro alucinante personaje. Y dejarlo atrapado en la torta de bacalao. Habráse visto.

Es por eso que este año, se tomaron medidas extremas de precelebración y por este medio tengo que agradecer a Dios, al universo, ángeles y serafines y querubines y tronos y dominaciones y virtudes y poderes y potestades y principados y arcángeles y elementales y duendes y elfos y hobbits y cecilias, la Cecilia que no nos prestó su casa, y la Cecilia que si nos la prestó, que por cierto es linda como la de un hobbitt, al que ya también le agradecí y a todos los que fueron y a los que no fueron, porque si hubieran ido no hubieramos cabido, porque todo salió bien y porque fue tanta la emoción que me han dejado el corazón pelado en carne viva


Gracias, gracias, gracias

Friday, December 02, 2005

No lloro, nomás me acuerdo

Hoy es el último día de clases en la facultad. Bueno no para mi, yo terminaré de pagar mis materias por ahí del 2067 si Dios me presta vida y salúd, pero hoy acaba su último semestre la generación a la que por una u otra razón, me vinculé en alma, corazón y tripas. Y sé muy dentro, que por mi regularidad académica, será lo más cercano que estaré de un fin de cursos.

En esta generación saliente, encontré aquello que ni yo sabía que buscaba. Como este blog, que nació por ellos y para ellos y que hoy queda como estridente testimonio de lo que el sexo, las drogas y una infancia descarriada pueden provocar. Pero más importante, me encontré a mi dentro de ti y toda esa gente maravillosa con la que sin haberlo planeado me topé. Gracias a todos.

La facultad ya se siente sola, sin esas caras que aunque lejanas al ideal helénico de belleza, me había acostumbrado a ver ¿dónde han quedado esos maquillajes exagerados y cabellos quemados de las reinitas de comunicación? ¿dónde las cejas depiladas y maneras metrosexuales de los mozuelos de producción?

Ahora sólo encuentro a las nuevas generaciones rebeldes, tan ansiosas, tan cargadas de hormonas que apestan a juventud, a diferencia de mis cabecitas blancas de olor a jazmines, que hoy me dejan con un hueco que nada podrá llenar.

I love you